¿Tu hijo juega con la comida? 5 beneficios de esta acción

Mediante la interacción con la comida los niños varios beneficios en su desarrollo.

Es muy común que los niños jueguen con la comida; sin embargo, esto a los padres no les agrada y que muchas veces es considerado desagradable o un mal hábito de los niños por lo que cuando lo ven inmediatamente lo corrigen.

No obstante, es importante que sepas que jugar con la comida ofrece muchos beneficios para los niños. Es así que, en la siguientes líneas te mencionaremos cuáles son, señalados por el portal Eres mamá. ¡Atenta y toma nota!

1. Estimula los sentidos

Aunque parezca descabellado es ítem, la comida representa una perfecta oportunidad para que los niños estimulen los sentidos.  ¿Por ejemplo: hacer formas con los alimentos para que tu hijo estimule el tacto, vendarle los ojos para que descubra mediante el olor de qué alimento se trata, introducir un condimento nuevo en sus comidas y ver si puede detectarlo mediante el gusto, entre otros.

2. Se vuelven más propensos a comer todo tipo de alimentos

No todos los alimentos son agradables para el paladar, por lo que es importante identificar cuál es. En ese sentido, jugar con la comida puede ayudar a que dejen atrás algunas fobias que les impiden degustar y disfrutar algunos platos.

3. Despierta el interés por la cocina

Sin lugar a dudas, jugar con la comida le hace posible conocer los diferentes tipos de alimentos y, en algunos casos, interesarse por la cocina. En ese sentido, debes considerar que el simple hecho de que tu hijo muestre interés por la experiencia en sí misma, produce que se convierta en un momento de aprendizaje.

4. Estimula el desarrollo cognitivo

Al contrario de lo que algunos padres puedan pensar, jugar con la comida estimula el desarrollo cognitivo de los niños. Ciertamente, aquellos bebés que manipulan los alimentos adquieren mayor gusto por la exploración y aprenden sus primeras palabras de manera prematura.

5. Los niños utilizan los colores y las texturas como expresión artística

Debes tener en cuenta que la amplia variedad de colores y texturas que pueden encontrar en los alimentos les permiten a los niños crear oportunidades para la expresión artística.

Por ello, te sugerimos que le pidas a tu hijo que trate de crear un arco iris con los distintos colores que ofrecen los vegetales. También puede experimentar con las texturas, ya sea con alimentos duros o blandos.

Te puede interesar