Conoce las ventajas de quedar embarazada en invierno. ¡Quedarás sorprendida!

La planificación de embarazo puede convertirse en tu mejor aliado.

Hoy en día muchas mujeres podemos planificar el embarazo según las necesidades laborales o personales. Pero, ¿sabías que quedar embarazada durante la temporada de invierno tiene sus ventajas?

Está claro que cada época del año cuenta con sus pros y sus contras a la hora de quedarnos embarazadas. Sin embargo, una planificación es una cierta temporada se puede convertir en tu mejor aliada. Entonces, ¿cuál sería la fecha ideal para concebir?

Porque sabemos que el embarazo es uno de los procesos más difíciles y agotadores de una mujer, en el siguiente artículo te mencionamos algunas ventajas del invierno durante la fase final de gestación, tanto para el bebé como para la madre, señalados en el portal Eres mamá. ¡Atenta y toma nota!

- La primera es la posibilidad de disfrutar de la panza de principio a fin.

- Evitar hincharse: la retención de líquidos genera cierta pesadez en las gestantes, lo que se acentúa en verano. En cambio, en un clima fresco, estos síntomas se reducen considerablemente.

- Menos mareos: se sabe que el sistema cardiovascular se acelera durante el embarazo. El corazón aumenta el ritmo de bombeo de sangre, la cual, a su vez, aumenta su volumen hasta un 50 %. Estos cambios pueden provocar mareos, que se acrecientan en los días de mucho calor.

- Comodidad en el movimiento: las caminatas son muy necesarias durante el embarazo, ya que ayudan a reducir todos los síntomas propios de este estado. Si el clima es agradable y fresco, los ejercicios se realizan con menor riesgo y mayor comodidad.

- Mejor descanso nocturno: el último trimestre de embarazo es famoso por lo difícil que se hace conciliar el sueño. Si a la pesadez, los calambres en las piernas y los mareos que puedan surgir, se suma el calor, el riesgo de estrés se acrecienta.

Mejor circulación, menos várices: al crecer el útero, la circulación se vuelve más lenta. La presión sobre las venas impide un adecuado flujo de ese exceso de sangre que surge en el cuerpo. Si a esto se suma la mala circulación provocada por un clima muy caluroso, es fácil que se generen varices.

Cabe mencionar que, en la época de invierno la ropa ancha se puede volver en tu mejor aliado. Asimismo, recuerda que, si tu bebé nace en verano, tendrá menor riesgo a contraer resfriados o cualquier enfermedad típica de la época invernal.

Te puede interesar