Chloe Ayling, la modelo que enamoró a su secuestrador para sobrevivir

La modelo no dudó en poner en marcha su plan para sobrevivir y no ser vendida como esclava por el fotógrafo que la secuestró tras prometerle una sesión fotográfica.

Chloe Ayling se convirtió en un personaje reconocido a nivel mundial gracias a su plan para lograr sobrevivir a un secuestro, debido a que la modelo estuvo cautiva durante 6 días y fue amenazada con ser convertida en una esclava sexual; sin embargo, decidió enamorar a su secuestrador para salvarse.

En agosto del 2017, la modelo de 20 años fue secuestrada por un fotógrafo polaco durante 6 días. En ese periodo recibía constantes amenazas de ser vendida por Internet; sin embargo, logró salir ilesa de la terrorífica situación y su captor fue sentenciado a 16 años de prisión 

NO TE LO PIERDAS FINGIÓ TENER CÁNCER TERMINAL PARA OBTENER BENEFICIOS, PERO UN ERROR LA DELATÓ

"Tuve que hacer que se enamore de mi", confesó la modelo, quien fue engañada con la promesa de una sesión fotográfica, pero terminó recibiendo una inyección de droga y fue trasladada en una valija hasta la granja donde estaba hacinada. 

Al llegar al lugar, el fotógrafo Lukasz Herba le dijo que la vendería por 300 mil euros para ser esclava sexual. "Mientras más comenzamos a hablar, más se estaba formando el vínculo y cuando me di cuenta de que comenzaba a gustarle, supe que tenía que usar eso como ventaja", comentó la joven. 

Ayling contó cómo consiguió que la dejaran libre.

Al notar la reacción de Herba, la joven le hizo creer sobre la posibilidad de mantener una relación a futuro, por lo que "él comenzó a actuar con entusiasmo y estaba muy ansioso", y así logró ser liberada por su mismo secuestrador, quien incluso la liberó y llevó al consulado británico de Milán.

Ayling fue trasladada en una valija hasta una granja de Milán.

Luego de recibir una serie de críticas por las personas que aseguraban que usó el episodio que vivió para promocionar su carrera, Chloe Ayling concedió una entrevista para la BBC, donde se defendió y contó su verdad. 

"La gente esperaba verme llorando todo el tiempo y que me alejara del mundo, sin enfrentar ninguna cámara. Podría haber elegido hacerlo, pero pensé que eso no iba a ayudar a recuperarme. Hablar sobre esto y estar rodeada de personas era mi forma de superarlo y seguir adelante", sentenció Ayling, que también escribió un libro sobre su experiencia.

Te puede interesar