Fiel perrito esperaba al maestro que lo alimentaba y cuidaba sin saber que falleció

El noble Buboy es un perrito que esperaba todos los días al hombre que lo cuidó y amo sin saber que él había fallecido.

No hay duda que los perritos son los seres más fieles y que pueden amar a sus humanos incondicionalmente y así lo prueban diferentes historias como la que en las siguientes líneas te mencionaremos y que estamos seguros que te harán derramar una lágrima. ¡El conmovedor momento se volvió viral en el Facebook!

Buboy es un noble perrito que vive en Mabalacat, Filipinas, y que siempre esperaba en la puerta de la sala de maestros al profesor Marcelo quien siempre lo cuidaba y alimentaba; sin embargo, un día el hombre nunca apareció pues había muerto.

El conmovedor momento y en el que se cuenta la historia de Buboy, el perro de la Universidad, esperando al profesor que solía acariciarlo y alimentarlo, fue compartido a través de Facebook por Ma Kristina Paola Demafelix.

“Cada vez que te veía, Buboy, lloraba. Duele perder a un amo. ¿Cuánto más si pierdes a un maestro que te trataba como a familia? Incluso cuando no tenía clases, él iba a la Universidad para cuidarte y darte comida”, menciona Ma Kristina en su red social.

Ma Kristina contó que Buboy solía seguir al maestro por toda la universidad, siempre lo esperaba en la puerta de entrada de la casa de estudios y luego al aula de clases donde se quedaba en silencio al lado de Marcelo mientras enseñaba, e incluso lo acompañaba durante la hora del almuerzo en la sala de profesores y al final del día, cuando el hombre se tenía que volver a casa, el perrito lo despedía en la puerta.

Lamentablemente, Marcelo tuvo un derrame cerebral lo que provocó que se ausentara de la Universidad, Al principio, parecía que se recuperaría. Pero lastimosamente, a los pocos días el hombre murió.

“El señor Marcelo no pudo ir a la Universidad porque estaba en la UCI. Pero Buboy todavía iba a la sala de maestros, y ayer lo vimos aparentemente llamando a la puerta”, contó la mujer.

Debido a la insistencia de Buboy de ver a su maestro, Ma Kristina decidió llevarlo al sitio de velación, con la esperanza de que pudiera ayudar al perro a comprender por qué no volvería a ver a su amigo y para que pudiera despedirse de él.

Te puede interesar