¿Se te pone la piel de gallina cuando escuchas tu música favorita? Podrías tener un cerebro especial

Una investigación determinó que existe una conexión especial entre los efectos que causa escuchar tu música favorita y tu cerebro. 

A casi todos nos ha pasado que cuando escuchamos nuestra música favorita de repente se nos pone la piel chinita, tus vellitos se erizan y sientes un ligero escalofrío. Esas sensaciones que parecen extrañas son completamente normales, pero si indica algo especial en ti, específicamente con tu cerebro.

NO TE PIERDAS: Escuchar música te haría feliz y podría sanar tu corazón

Matthew Sachs, un estudiante de la Universidad de Harvard, desarrolló en 2016 un estudio sobre la conexión entre la música y sus efectos que desencadenan en la emoción. Su investigación reveló que aquellos que tenían un apego sentimental y/o físico con la música que escuchaban tenían estructuras cerebrales diferentes.

Sachs analizó a 20 personas, 10 de ellas tenían esas sensaciones corporales al escuchar música y 10 no, y tomó escáneres cerebrales de todos mientras desarrollaban la actividad. El análisis también demostró que aquellos que tenían la piel de gallina también tendían a tener un volumen denso de las fibras que conectan la corteza auditiva con ciertas áreas del cerebro.

Esta conexión es la que procesa las emociones y su comunicación desencadena las sensaciones antes mencionadas. Lo que quiere decir en líneas generales es que si sientes escalofríos y piel de gallina al escuchar música, entonces es probable que tengas emociones fuertes e intensas.

TAMBIÉN LEE: Llorar con canciones tristes te ayudaría a superar más rápido una ruptura amorosa

Este resultado está basado en el análisis de un grupo muy reducido, pero Sachs confía en realizar más estudios para aprender lo que provoca neurológicamente las reacciones y así aprovechar para crear medicina para diversos trastornos psicológicos.

Te puede interesar