El orden del nacimiento de tus hermanos influye en tu personalidad

¿Sabías que el orden del nacimiento determina tu carácter? Investigadores de la genética han descubierto que el lugar que por nacimiento ocupa cada hijo determinará su personalidad y carácter. Es decir, no existen dos niños que tengan los mismos padres, aunque pertenezcan a la misma familia. La razón, según los especialistas, se debe a que los padres son diferentes con cada uno de sus hijos, quienes nunca toman el mismo rol.

¿En qué lugar con respecto a tus hermanas te encuentras? ¿Eres la mayor, la de en medio o la menor? O, por el contrario: ¿eres hija única? Lee la siguiente nota y saca tus conclusiones.

1. Primogénita: triunfadora

Si eres la hija mayor probablemente tendrás más cosas en común con otros hijos mayores que con tus propios hermanos. Tienes el control sobre tus padres, ya que gran parte de la atención que te dieron fue cuando eran primerizos. Eres responsable y ellos pueden confiar en ti; sabes comportarte, eres cuidadosa y reflejas una versión en miniatura de tus propios padres.

Los triunfadores se identifican con carreras enfocadas al bienestar social, la comunicación y la política, también a coordinar un equipo de trabajo o su propia empresa. Al ser una mini versión de tus padres, buscas dominar a tus hermanos. El único problema es cuando dejas de ser la única, pues sentirás que has perdido el trono familiar y no tendrás la misma atención.

NO DEJES DE LEER: Los hermanos mayores que cuidan a los más pequeños serían más paternales

2. La de en medio: competitiva

Si tu lugar es en medio eres una persona comprensiva, flexible y muy competitiva. Te importa la justicia; además, como la mediana, es probable que tengas un círculo muy cercano de amigos que consideras familia adicional, debido a la falta de atención de tus padres.

El rasgo de personalidad que te define será opuesto al de tu hermano mayor o menor. Esas increíbles habilidades sociales aprendidas debido a tu lugar intermedio pueden ser las de una emprendedora a gran escala.

3. La menor: el alma de la fiesta

Cuando nace el tercer hijo los padres ya tienen confianza en sus roles como cuidadores, y por lo tanto son más indulgentes y no prestan tanta atención como lo hacían con los hermanos mayores. Así es como tú aprendes a seducir al público con simpatía y encanto.

En cierto sentido eres la más independiente. Tienes mucho en común con tu hermano mayor, ya que ambos sienten que tienen derechos y son especiales. Su influencia se extiende a todo el núcleo familiar. Por lo tanto, sientes que tienes un lugar y eso te hace sentir segura.

4. Hija única: la solitaria e independiente

Rodeada siempre de adultos, sueles ser más verbal y madura, lo que te permite ganar inteligencia. En tu soledad has aprendido a ser ingeniosa, creativa e independiente. Tienes afinidad con los primogénitos y los bebés de la familia.

TE PUEDE INTERESAR: 12 razones por las que niñas que crecen con hermanos hombres se vuelven más fuertes

Te puede interesar

SÍGUENOS