Carta de una madre: Cosas que no quiero que le hagan a mi hija

Querida hijita,
Soy tu madre y te estoy escribiendo antes de tenerte. Sí, aún no soy mamá, pero desde ya te amo con toda mi existencia, daría todo lo posible para que seas feliz, mucho más que yo y trataría de protegerte de cualquier cosa. Sé que no podré protegerte del mundo y sus maldades, pero daría hasta lo imposible por salvarte de algunas experiencias negativas e innecesarias.
1. Te romperán el corazón, eso es inevitable. Pero no quiero que dejes de amarte después de eso.
2. Que te importe el qué dirán. Perderás momentos valiosos de tu vida pensando en qué opinan los demás. No quiero que arruines tu vida de ese modo. Haz lo que te nazca del corazón.
3. Preocuparte más por tu apariencia que por tu forma de ser. No tiene nada que te esmeres por sentirse bonita por fuera, pero también debes ser hermosa por dentro.
4. Que el dinero te haga sonreír y que te sientas desdichada si no tienes lo que quieres.
5. El bullying, puede sacar mis peores monstruos con tal de defenderte. Cuéntame cuando te pase, por favor.
6. Que te hagan sentir menos, siempre habrá alguien que quiera hacerte creer que es superior a ti. Ignóralos, hija, todos somos iguales.
7. Que te fastidien en la calle. ¡Cómo quisiera que todos los acosadores desaparecieran de la faz de la tierra!
8. Que no sigas tus sueños. Prometo hacer todo lo posible por tratar de apoyarte a seguir tu verdadera vocación.
9. Que se aprovechen de ti. Recuerda que eres una magnífica persona y nadie debe sacar provecho de ti.

10. Que quieras ser alguien que no eres. Que te avergüences de lo que eres y de tus orígenes. Que mientas compulsivamente inventando ser alguien supuestamente mejor que tú.
11. Sentir vergüenza por preguntar, es algo de lo que te arrepentirás para siempre. Es como jugar sin saber las instrucciones. Descubrirás una puerta nueva por cada pregunta que hagas. ¡Pregunta, pregunta mucho, hija!
12. Que te sientas mal por ser diferente, que te avergüencen tus peculiaridades físicas y de personalidad.
Sé tú misma, hija de mi vida, pero si hay algo más que quiero decirte es que te amo con todo mi ser.

 

Te puede interesar

SÍGUENOS