Baños de asiento: ¿Qué son, cuándo y cómo realizarlos?

Un sencillo tratamiento que puede ayudarte a aplacar unas irritantes molestias en la zona vaginal.

¿Alguna vez escuchaste de los baños de asiento? Tal vez lo has aplicado en algún momento de tu higiene diaria, pero debes saber que si a este proceso se le añades plantas o hierbas, son de excelente beneficio para tratar alguna dolencia en la zona vaginal.

Estos baños que son tratamientos de hidroterapia son empleados para aliviar la inflamación y el escozor que provocan las hemorroides y algún otro de tipo de infección en los aparatos genitales, el aparato urinario y la zona anal, según la Sociedad Española de Medicina Interna.

Sin embargo, es importante señalar que, estos métodos no son el reemplazo de algún tratamiento médico necesario para combatir estas patologías. Solo son unas recomendaciones para calmar las molestias. Por ello, es necesario que consultes con algún especialista.

¿Cómo se prepara un baño de asiento?

Consiste en cubrir con agua ( la temperatura del agua deberá optarse de acuerdo a la patología que se padece) la parte de tu cuerpo que va desde la zona inferior del abdomen hasta la mitad de los muslos. Puedes dártelo en la propia bañera o en algún asiento de ortopedia, específico para este fin, que puedas adaptar a ella o incluso al sanitario. 

También puedes añadir alguna hierba o planta medicinal que potencie los beneficios de este tratamiento. Es necesario que consultes qué productos puedes usar para este baño, con algún médico.

¿Cuándo usar agua fría en el baño de asiento?

Si sufres de hemorroides y presentas una inflamación importantes, recurrir a un baño frío puede suponer un gran alivio casi inmediato.

¿Cuándo usar agua tibia en el baño de asiento?

Si lo que se trata es de lograr un efecto relajante en glúteos y área anal, mejorando además, la microcirculación de la zona, el agua caliente (sin que llegue a resultar molesta) resultará más apropiada (contribuirá a la dilatación de los vasos sanguíneos).

Dato

Si recurres a un baño de asiento con fines terapéuticos, es preferible no añadir al agua productos como geles o sales de baño, salvo que se trate de jabones de ph neutro.

En cambio, si sufres de patologías, puede resultar beneficioso incorporar algunas esencias naturales. La manzanilla, con sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, es eficaz a la hora de reducir la hinchazón y el dolor de la zona afectada; el tomillo y la lavanda contribuyen a combatir las infecciones bacterianas y el aceite esencial de romero es un buen aliado cuando es importante estimular la circulación sanguínea.

Te puede interesar