¿Amor o solo sexo? Aprende a reconocer la diferencias según la ciencia

Cuando nos sentimos atraídos por una persona a veces no sabemos si en verdad es amor o solo un gusto que con el tiempo se irá. Aprende a reconocer cuál es la diferencia para que no lastimes o salgas lastimado. 

¿Lo deseas o lo quieres? Si lo deseas es porque tu corazón salta a mil por hora cuando lo tienes cerca, te pones nerviosa y cuando hablas con esa persona a veces lo que dices no tiene sentido, tenerlo en tu mente se convirtió en una constante.

NO TE PIERDAS: ¿Es verdad que al inicio de una relación tenemos más deseo sexual?

Si los quieres, te olvidas todo lo que dijimos y no hallas mejor lugar para estar que a su lado. Y es que, la diferencia entre el “deseo” y el “querer” puede llevar a muchas confusiones porque en ambas situaciones hay una necesidad dominante de estar al lado de esa persona, de no querer dejarlo ir los viernes por la noche, entre otras cosas. La verdad, es que sí es muy difícil encontrar las diferencias.

Pero, felizmente la ciencia está para ayudarnos, ya que según el terapeuta Terri Orbuch existen cuatro formas para diferenciar y entender mejor estos dos términos, y saber cuál es exactamente la situación de la relación.

 

En la investigación que realizó entre las personas que se sienten “enamoradas”, encontró que cuando sienten un “crush”, lo saben y disfrutan todos los efectos que eso atrae, pero el amor y el deseo suelen crear acarrear gran confusión puesto que ambas emociones orillan a actitudes muy parecidas hacia la persona, pero también es bastante sencillo darse cuenta cuáles son las señales para diferenciarlas:

Señal 1. La conexión entre esa persona y tus seres queridos.

Si lo llevas a conocer a tu círculo cercano y buscas que conviva con tu familia y amigos, es muy claro que es amor. Es claro que lo deseas dentro de tu vida. Te gusta pasea de la mano por las calles con él, adoras compartir cada momento a su lado y la verdad te gusta verlo convivir con tus padres. Si fuera alguien por el que solo sientes deseo, no te ocupa tanto la mente, solo buscas para cosas concretas y no te molestas sino te acompaña a otros lugares.

Señal 2. Tu lenguaje ha cambiado de un "yo" a un "nosotros".

Esta es una acción no muy consciente, si tu oración empieza con “mi pareja y yo”, “fuimos”, “comimos”, entre otros verbos conjugados en plurarl, es porque ya está instaurado en tu cabeza que son “uno”. Sin embargo, si solo es una persona con la que tienes un “crush” lo mencionas lejos dentro de tu conversación, porque solo sientes una tensión sexual.

TAMBIÉN LEE: Tu rapidez al comer revelaría cómo eres en la cama

Señal 3. Te dejas ver tal cual eres en su presencia.

No te asusta mostrarte tal y como eres, es decir, si eres de buen diente e incluso que te gusta hablar de muchos temas. Es raro, pero te sientes cómoda abriéndote ante esa persona, le entregas tu confianza y le muestras que él también puede hacer lo mismo. Pero, si fuera una persona con la cual la tensión es diferente la información es básica, y no sale más allá al sexo.

Señal 4. Te dejas influir e influyes en su persona

Es muy común que las personas que se enamoran compartan gustos y actividades entre sí. Y por lo normal buscan ser incluidos en las actividades del otro y tratan crear para hobbies para estar juntos. Al momento de tomar decisiones consideran las opiniones del otro como referencia. No obstante, en aquellos que solo impera el deseo, solo quieren pasar un momento agradable sin ataduras.

Si al leer estas señales te diste cuenta que quieres una relación bonita, pero que aún está basada en el deseo, pues trabaja en ella, sal más con tu pareja, organicen más actividades juntas, hagan cosas diferentes, y siempre pensando en la disfrute y la felicidad de ambos, porque si no hay química será mejor que no gastes energía en algo que no tiene futuro.

 

Te puede interesar

VIDEO TIPS

SÍGUENOS