Joven de 22 años se liga las trompas de falopio: "No quiero tener hijos"

La joven indicó que desde la secundaria sabía que no quería tener hijos, por lo que optó en ligarse las trompas de falopio.
 

Luego que un ginecólogo se lo negara dos veces, Ailín Cubelo Naval, originaria de Argentina, logró quitarse el estigma de muchas mujeres que, por el hecho de serlo, deben traer consigo la convicción de la maternidad obligatoria.

Pensar que "no sé es mujer completa" si no se es madre, es algo contra lo que muchas mujeres que no tienen hijos por elección, han luchado durante años.

Ailín, a los 22 años, consiguió que un profesional de la salud ligara sus trompas de falopio para evitar ser madre, pues —por elección— sabe que no quiere tener hijos nunca en su vida.

En reciente entrevista para Infobae, Ailín refirió que para ella era natural el deseo de no ser madre, tanto como para muchas mujeres es natural querer serlo. La ligadura de trompas de falopio está relacionada más con aquellas mujeres que después de tener algún hijo deciden someterse a la intervención quirúrgica para no tener más, por lo que ningún cirujano accedía a realizársela, también tomando en cuenta su corta edad.

"Como a algunas personas el deseo de ser madres les es natural, para mí era natural no serlo. Me ligué las trompas porque no quiero tener hijos ni ahora, ni nunca", manifestó la joven.

"Más o menos así debe haber sido para muchas mujeres o personas con capacidad de gestar. Me refiero a esos comentarios tipo 'y ¿qué nombre le vas a poner a tus hijos?' o '¿a qué edad quieres ser mamá?'. Éramos nenas de 8 o 9 años pensando en tener hijos", recuerda Ailín.

Ella asegura que la interrogante "¿Quieres ser madre?" se le vino a la mente ni por juego . "Yo siempre contestaba 'después de los 30' o 'yo quiero uno solo'. Como no me daba cuenta de que quizás no quería ser madre, me excusaba o alargaba los plazos. La idea de la nena que cuida, que materna, se inculca desde el jardín de niños", refirió.

Por elección propia, decidió ligarse las trompas de falopio, aludiendo a que realmente se dio cuenta que nunca quiere tener hijos.

"No quiero dedicarle 20 años de mi vida a una persona. ¿Traer a una persona más a este mundo así como está, a formar parte de esta sociedad, con esta escasez de recursos? ¿Vivir con miedo de que le pase algo si es mujer o con miedo de que haga algo si es varón? ¿Tener un hijo para dejar un legado? ¿Qué legado?", explicó.

Hace algunas décadas, a estas mujeres se les conoció como "NoMo", abreviatura de "No Mothers" en inglés, las cuales quieren romper el mandato de la maternidad como proyecto único de vida.

Finalmente, la joven explicó que para su novio fue algo chocante el hecho de que ella no pensara si quiera en la mínima posibilidad de ser mamá. Él lo supo desde un inicio y sigue a su lado.

Ligadura de trompas

La ligadura de trompas, también conocida como "unión de trompas" o "esterilización tubárica", es un tipo de anticonceptivo perpetuo. Durante la ligadura, las trompas de Falopio se cortan, ligan o bloquean para evitar el embarazo de forma permanente.

Este procedimiento evita que el óvulo se traslade desde los ovarios a través de las trompas de Falopio y bloquea el recorrido del esperma hasta el óvulo. Esta operación no afecta el ciclo menstrual.

Una ligadura de trompas puede realizarse en cualquier momento, incluso después del parto o en combinación con otra cirugía abdominal, como una cesárea. En su mayoría, la ligadura de trompas no es reversible. Intentar revertirla requiere una cirugía mayor y no siempre es efectiva.

Te puede interesar