¡Atención! La obesidad infantil se duplica por malos hábitos durante la cuarentena

EsSalud advierte que los infantes con obesidad podrían presentar males como la diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, entre otros.

Los casos de obesidad en niños y niñas de entre 7 y 12 años de edad se han duplicado durante la pandemia por el coronavirus, debido al cierre de los colegios y la cuarentena focalizada en sus hogares, sumado al consumo de dulces, comida chatarra y otros malos hábitos que impactaron negativamente en su salud, alertó EsSalud.

De acuerdo al registro de consultas vía Zoom, que realizaron especialistas de los hospitales de Emergencias III Grau y de Vitarte de la Red EsSalud Almenara, las medidas de contención han ocasionado que los infantes dediquen, incluso, hasta 12 horas diarias a ver televisión y que no realicen ninguna actividad física en el día.

Para ello, el Dr.  Alex Medrano, médico internista del hospital II de Vitarte, precisó que, antes de la pandemia por COVID-19, en la consulta médica de pediatría se revelaban hasta 10 nuevos casos de esta condición, sin embargo, ahora la cifra se ubica entre 17 a 19 niños y niñas con obesidad.

El médico explicó que muchos padres han permitido que sus hijos e hijas estén más tiempo conectados al televisor, a los videojuegos, y otros dispositivos móviles, para evitar que se aburran y sea más llevadero el aislamiento.

Recomendaciones para padres y madres

En tal sentido, Medrano les sugirió reemplazar estos espacios por juegos de mesa, pin pon, ajedrez, damas, bingo, que si son compartidos con sus papás y mamás, le dará mayor seguridad emocional al niño.

El especialista dijo que, en las consultas virtuales, se conoció que los niños han ganado mucho peso por comer golosinas que contienen azúcar, grasas trans, sal, colorantes, saborizantes, y otras sustancias.

El Dr. Medrano pidió a los padres ser más vigilantes y retirar de la dieta de sus engreídos las frituras (papitas y camotes) y otros productos envasados, asimismo, inculcar en ellos el hábito de beber agua, infusiones y jugos como el de sandía que no aporta calorías y calma la sed.

¿Cómo prevenir la obesidad infantil?

Por su parte, la nutricionista, Raquel Suárez del Hospital II Vitarte, precisó que los padres y tutores de los menores evaluados recibieron recetas para que sus hijos lleguen a su peso ideal mediante el consumo de pescado, huevos, verduras y frutas, es decir, prevaleciendo siempre los alimentos naturales hechos en casa.

“Si el niño observa que sus padres consumen verduras y frutas serán el mejor ejemplo a seguir”, remarcó Suárez.

La especialista recordó, además, que la obesidad es un problema de salud pública, y que hoy lo es más debido a la pandemia por coronavirus, siendo este un factor de riesgo para contagiarse y no superar la COVID-19 en su grado de gravedad.

Del mismo modo, recomendó realizar actividades físicas domiciliarias como saltar, bailar y jugar por lo menos 20 minutos en la mañana y en tarde.

Las medidas de contención para frenar el avance de la COVID-19 deben ser vistas por los adultos responsables como una valiosa oportunidad de ordenan con rigurosidad los horarios de alimentación, estudios, juegos y descanso de sus hijos e hijas.

Los entornos escolares proporcionan estructura y rutina alrededor de las comidas, la actividad física y el sueño.

Sin embargo, a pesar del contexto del confinamiento, esos estilos de vida deben prevalecer, es responsabilidad del adulto, que no se presenten desórdenes alimenticios y que sean ejemplo de una alimentación saludable y de buenos hábitos de vida.

La prevención y el tratamiento de la obesidad infantil ayudarán a proteger la salud y asegurar el futuro del niño con un peso y talla conforme a edad.

Por ello, los controles periódicos facilitarán que los médicos intervengan de manera oportuna y encuentren sintomatologías, alteraciones y otros trastornos en el peso corporal de los menores de edad.

Finalmente, EsSalud indica que el peso adicional de los niños y niñas con diagnóstico de obesidad puede ocasionar que presenten enfermedades que anteriormente solo las sufrían los adultos, tales como la diabetes, presión arterial alta, colesterol alto, trastorno del sueño y baja autoestima.

Video relacionado a formas de contagio de coronavirus 

Te puede interesar