Conoce cómo proteger los ojos de los niños este verano

Especialista brinda algunas recomendaciones para cuidar la salud de tus niños en esta temperada.

Con la llegada del verano, muchas familias peruanas visitas las playas, donde llevan flotadores, juguetes, bronceadores, toallas, pero muchas veces se olvidan de las gafas de sol, sobre todo en el caso de los niños.

En esta temporada, la radiación es mucho más alta en países como en el Perú, y los expertos advierten que el melanoma puede comenzar en los párpados.

“Es imprescindible proteger la zona ocular desde los seis meses de edad. Como la piel tiene memoria y acumula horas de sol, el exceso de radiación al que sometamos a nuestros hijos podría derivar en futuros problemas de salud”, mencionó el Dr. José Casaverde, oftalmólogo cirujano de Clínica de Ojos Opeluce.

Asimismo, el galeno manifestó que pueden aparecer lunares visibles en el globo ocular que debemos controlar si crecen.

¿Cómo proteger la salud de los niños del sol?

Del mismo modo que cuidamos nuestra piel debemos tomar conciencia de proteger la salud de los ojos, porque son un tejido como la piel y sufren del mismo modo.

“Me han presentado casos de niños que acuden con un dolor intenso en los ojos, pero sin lesión aparente en el globo ocular. Tras un examen, encontramos quemaduras en los párpados porque han estado expuestos al sol sin ningún tipo de protección”, señaló el especialista.

Si los niños son expuestos al sol desde muy pequeños los efectos se darán a corto, medio y largo plazo. A corto plazo los pequeños de la casa pueden sufrir enfermedades como queratitis, irritación ocular, fotofobia, conjuntivitis y a largo plazo problemas como degeneración macular asociada a la edad y cataratas.

El 50 % de la radiación ultravioleta a la que nos exponemos a lo largo de nuestra vida recae en nuestro sistema visual antes de los 18 años y el daño es acumulativo”, explica Casaverde.

El cristalino es nuestra principal defensa ante los rayos UVA y en los niños las estructuras oculares no terminan de desarrollarse hasta los 8 años.

Por eso a edades tempranas el ojo deja pasar más luz de la que debiera. En el primer año de vida, el ojo del bebé recibe el 90 % de la radiación UVA y el 50 % de la UVB, por lo que nunca debe estar expuesto a la luz solar de forma directa.

A los 12 años los ojos todavía reciben el 60 % de la radiación UVA y el 25% en la UVB, con especial incidencia en los niños rubios o pelirrojos con ojos claros.

Si a eso le añadimos unas gafas que en realidad no protegen (no tienen filtros para rayos ultravioleta y luz azul), lo único que harán será dar sensación de oscuridad, por lo que la pupila se dilatará más y entrarán aún más rayos dañinos provenientes del sol.

Para ello, es Importante considerar una menor exposición en horas de mayor radiación, el uso de sombrillas y sombreros.

Por otro lado, otros problemas típicos del verano que afectan sobre todo a los más pequeños son los orzuelos y la conjuntivitis.

Estas últimas provocadas por piscinas contaminadas algo que se puede evitar con gafas de buceo y acudir a piscinas y playas que estén calificadas como saludables por el Ministerio de Salud (Minsa).

Wapa, cada vez tenemos que estar más conscientes de los peligros de tomar el sol, tanto para la piel como para los ojos, y que si empezamos desde ya a usar este tipo de protecciones nuestros hijos se acostumbrarán a protegerse desde pequeños y evitarán enfermedades en el futuro.

Te puede interesar

SÍGUENOS