¿Cómo afecta la cuarentena en nuestros hijos?

Niños y adolescentes también se enfrentan a una situación extraña, puesto que la actividad física y las relaciones sociales son muy importantes a esa edad.

El efecto emocional y psicológico del confinamiento impacta de manera específica en los niños y adolescentes. Ellos se enfrentan también a una situación extraña y desconocida: Sin clases, actividades extracurriculares, contacto físico con sus amigos, sin juegos o ejercicios al aire libre. Pueden experimentar cambios de conducta, como: Llanto o irritabilidad excesiva, regresión a comportamientos ya superados (mojar la cama, por ejemplo), preocupación o tristeza, alteraciones en los hábitos de alimentación y/o sueño, pesadillas, mal humor, aburrimiento, apatía, problemas de atención y concentración, tartamudeo, mayor exposición a las pantalla, entre otras.

Todo esto resulta esperable si tomamos en cuenta que la actividad física y las relaciones sociales son muy importantes en la infancia y adolescencia. A esta edad, el sistema nervioso central se está desarrollando y los estímulos que proporcionan posibilidades de aprendizaje y adquisición de habilidades necesitan fundamentalmente del movimiento y la interacción.

Los niños están hechos para moverse, es lo natural en ellos; cuando esto se corta, como en el contexto actual, se pueden producir una serie de alteraciones y es importante tener en cuenta que no todos los niños reaccionan de la misma manera frente al estrés. Así como hay niños y adolescentes, a quienes se les hace más difícil manejar la cuarentena prolongada, existe otro grupo que está feliz porque nunca antes habían pasado tanto tiempo en familia.

¿Cómo ayudo a mi hijo a afrontar la cuarentena?

Wapa.pe conversó con Carmen Solís, psicopedagoga y Directora de Recreo Ludoteca, para saber qué hacer si identificamos cambios en el comportamiento de  nuestro hijo. Ella nos dejó las siguientes recomendaciones:

-Comprender que para nuestros hijos ha cambiado drásticamente su mundo. Para ellos también hay incertidumbre que puede generar  miedo y frustración.

-Tener en cuenta que los niños y adolescentes reaccionan por imitación a los adultos que los rodean. Es indispensable manejar la coyuntura con calma y seguridad.

-Hablar con nuestros hijos, responder dudas y desmentir mitos. Esta conversación debe ser de acuerdo a la edad, no dar más información de la que podrá procesar.

-Transmitir seguridad contarles cómo controlamos nuestras emociones de modo que pueda aprender a manejar la situación a partir del ejemplo.

-Limitemos la exposición de la familia a noticias sobre el tema, incluidas las redes sociales. Los niños pueden asustarse por algo que no entienden.

-Intentemos mantener las rutinas porque esto le da al niño y adolescente seguridad. Elaborar un cronograma de estudio o entretenimiento ayuda mucho.

-Redoblar la dosis de paciencia en esto días es fundamental.

Finalmente, la psicóloga Carmen Solís opina que las salidas cortas a los menores de edad es una situación que debe ser tomada con pinzas, sobre todo a raíz de las experiencias de otros países como España, donde se salió de control.

NO TE LO PIERDAS: ¿Tu bebé babea mucho? ¡No te preocupes, aquí te explicamos lo que sucede!

“Si bien los niños necesitan aire puro, por nuestra idiosincrasia aún nos cuesta seguir las normas y esto podría llevar a exponer a nuestros hijos en busca de aire fresco. Será importante que el gobierno reglamente muy bien este permiso y que los padres cumplamos con todo lo que se nos pide. Más importante que una salida, será siempre tener un buen ambiente en casa”, finaliza Carmen Solís, directora de Recreo Ludoteca.

 

Te puede interesar

SÍGUENOS