¿Cómo frenar la ansiedad por comer en cuarentena?

Por quince días, debemos encerrarnos en nuestras casas, aprender a vivir juntos y con todos sus demonios internos. ¿Cuál es el papel de la depresión y ansiedad en un aislamiento social?

Hasta fin de mes, Perú quedará paralizado por "obra y gracia" del Covid-19, coronavirus que brotó en China el 31 de diciembre del 2018, pero que recién comenzó a crear estragos en el país desde el último 6 de marzo.

Hace 7 días, y cuando solo eran 71 los casos -ahora somos 363 infectados-, el presidente de la República Martín Vizcarra anunció que tendremos que sujetarnos a dos semanas de aislamiento social, entre otras medidas en el marco de un estado de emergencia, para contener la latente expansión de contagiados.

Entre reclamos, agradecimiento, y demás sentimientos encontrados, la población acató la orden, pero de manera progresiva, permitiendo que Lima, entre otras regiones del país, se convierta de a pocos en una ciudad fantasma, limpia y pacífica. Por lo que las casas, departamentos y domicilios quedaron atiborrados de una población que debe aprender a convivir juntas y soportarse a sí mismos por dos semanas.

“Esta medida -el aislamiento social- va a disparar muchos problemas a nivel emocional en personas que tienen predisposición a la claustrofobia. Con estos antecedentes, el individuo puede sentirse aprisionado o encarcelado, sin la posibilidad de poder desplazarse a algún lado”, explicó la psicoterapeuta Liliana Tuñoque.

¿Es más complicado soportarme a mí que a los demás?

Aunque no tengas antecedentes a nivel psicológico, la cuarentena puede producir grandes cambios en todas las personas. “Con la vorágine del día a día, la gente no está acostumbrada a compartir momentos en familia, la gran mayoría está acostumbrada a trabajar, cada miembro trabaja o estudia, pero ahora todos deben estar juntos 24/7”, comentó la experta.

“Es ahí que surge el tema del aburrimiento, la dificultad de poder relacionarse con su familia, que quizá hace tiempo no se juntaba en una mesa a cenar, pero ahora por necesitad deberán hacerlo”, agregó.

Esta unión puede generar un conflicto al interior del hogar, pero estas dificultades, por malas que parezcan, van a ayudar a que las familias se conozcan, interactúen y empiecen a comunicarse y compartir.

Sin embargo, en tiempos de cuarentena, no solo se debe lidiar con el resto, sino también se debe aprender a soportar nuestra sola compañía. “Si decido pasarla completamente solo, debo soportar mi compañía, sino no podré tener tranquilidad con alguien más. Si tengo problemas, no me entiendo bien y soy consciente de mis demonios, es momento de meditarlos. Así podré medir mi tolerancia o mi paciencia”, dice la doctora.

Si no se manejan esos ánimos adecuadamente, se puede caer en la impotencia, impulsividad o frustración. Por lo que personas que tengan facilidad a deprimirse, tendencia a la depresión o familiares que hayan tenido este trastorno, deben tener mucho cuidado.

Comer para matar el tiempo

Las circunstancias actuales generan ansiedad y preocupación, por lo que todos se preguntan ¿y ahora que haré para pasar todo este tiempo? Para la nutricionista, Nathaly Aguilar, Gerente de Nutricionista a domicilio, muchas personas aisladas optarán por comer para matar el rato, generando un circulo vicioso que involucra la ansiedad, estados de ánimo y el hambre.

“Existe el hambre real y hambre emocional. Esta situación que vive el país puede generar sentimientos encontrados que provoquen que quieran comer y comer, por la ansiedad. Estas ganas de comer aparecen de repente y se continúa degustando alimento inclusive te sientas satisfecho”, señaló la doctora, quien también afirmó que, de no tener un correcto orden alimentario, para el final de los 15 días podremos presentar hasta 2 kilos de más. “Esperamos que el sobre peso no sea como en épocas navideñas”, finalizó.

Te puede interesar

SÍGUENOS