Perro atropellado pasó 3 días tirado al costado de autopista hasta que lo rescataron

La perra tenía fracturas en las patas traseras, y mientras estaba tirada en la pista, aves carroñeras se lo comían vivo. Ahora disfruta de un hogar lleno de amor.

Fernando Pieroni recibió un mensaje que advertía sobre un perro que había sido atropellado en la autopista Buenos Aires, Argentina, quedando de frente a una muerte segura. El hombre lo fue a buscar, pero el animal llevaba tres días y tres noches abandonado. 

"Apenas recibí el mensaje, automáticamente salí a buscarlo. Durante casi dos horas miramos cada rincón de aquel descampado, pero no tuvimos éxito. Luego, por tres días consecutivos hicimos rastrillajes en el campo lindero a la autopista buscándolo, pero tampoco logramos dar con él", narró Fernando a La Nación.

(Foto: Instagram )

"La noche siguiente la persona que me había dado el aviso me volvió a contactar: aparentemente unas personas tenían un perrito de las características de Rudi. Lo habían encontrado herido en el campo de la autopista. Enseguida fuimos a buscarlo y lo llevamos al veterinario", agregó. 

El peludo estaba herido, con fracturas en las patas traseras, deshidratado; además aves se lo estaban comiendo vivo mientras estaba tirado cerca de la autopista.

(Foto: Instagram )

"Desde el momento que lo vi, la conexión con él fue especial. Si bien el panorama no era para nada alentador y seguramente estaba con mucho dolor, apenas me acerqué se dejó tocar y levantar. Nunca mostró algún indicio de agresividad. Hasta me atrevo a decir que se notaba que quería ser ayudado", expresó Pieroni.

Afortunadamente, Rudi fue trasladado a una veterinaria en donde lo atendieron, le suministraron medicamentos y calmantes.

"Luego lo trajimos a casa e hicimos otras consultas pero todos los profesionales acordaron que la única opción para que Rudi volviera a caminar era practicarle una costosa cirugía de manera urgente. Entonces organizamos una campaña para recaudar el dinero y poder pagar los gastos", reveló Fernando. 


(Foto: Instagram )

Finalmente operaron a Rudi, interviniendo su tibia y peroné de una de sus patas. Le pusieron una prótesis de titanio para unir los huesos y enyesaron la otra extremidad.

Los días posteriores, el perrito sufrió bastante, sentía mucho dolor, estaba inquieto, se quejaba y lloraba. "Fue triste y desesperante verlo de esa manera. Pero después de cuatros días empezó a mostrar una leve mejoría. Y al pasar las semanas ya empezó a levantarse y caminar con la prótesis y el yeso", contó Fernando con una mirada de esperanza. 


(Foto: Instagram )

Actualmente, Rudi pasa sus días feliz en casa de Fernando, junto a su nuevo compañero Rumi, un ternero rescatado también por el buen hombre.
 

Te puede interesar

SÍGUENOS