Pescador atrapa a especie marina que atemorizó a tripulantes de barco

"Nos estamos alejando, y poco a poco, lo vi venir alrededor del rodillo. Dije, ‘¡Dios mío! ¿Qué diablos fue eso?'", cuenta Gary, el pescador que atrapó a esta especie antigua.

En ocasiones los pescadores se encuentran con peces que no son precisamente los que andaban buscando. Cuando estos esforzados navegantes recorren los mares en busca de especies marinas que después sirvan de alimento para la noche o para lucirlos en competiciones.

Por lo general, las especies atrapadas tienden ser bastante conocidos como reinetas, merluzas, entre otros. Sin embargo, puede ocurrir que, de manera inesperada, aparezca un pez del que muy poco se sabe. Como es el caso del encuentro entre el pescador Garry Goodyear, del pueblo de Templeman, en Canadá, y un pez quimera de nariz larga, un extraño ser vivo que logró capturar muerto mientras estaba pescando rodaballo en Grand Banks. Dio con este extraño animal del océano luego de que quedara atrapado en sus redes de más 800 metros de profundidad.

El hallazgo sorprendió a toda la tripulación, que llegó a hablar del "pez fantasma", que fue atrapado en las redes de más de 800 metro de profundidad lanzadas por los pescadores.

"Nos estamos alejando, y poco a poco, lo vi venir alrededor del rodillo. Dije, ‘¡Dios mío! ¿Qué diablos fue eso?’ (…) ¡Nunca había visto nada así antes! (…) Pensé que era un ornitorrinco, porque tenía ese gran hocico (…) Parecía que tenía alas, y su nariz era casi como goma", contó Gary Goodyear a la CBC.

El ejemplar atrapado tenía casi un metro de largo y nadie pudo identificarlo. Tuvo que recurrir a las redes sociales para pedir ayuda y que alguien le dijera de qué especie se trataba. Gary ha encontrado varios peces extraños en todos sus años dedicados a la pesca, pero sin duda este es el más raro, ejemplar que es pariente de los tiburones y las rayas.

"En realidad son peces cartilaginosos. Así que todo está hecho de cartílago, como el puente de la nariz (…) No tiene un esqueleto hecho de hueso, como nosotros (…) Rara vez es visto por Terranova y Labradorianos (…) Debido a sus hábitats de aguas profundas… en realidad no sabemos mucho sobre su biología, su historia de vida y su comportamiento (…) Tiene un hocico largo y puntiagudo. Sus ojos verdes son de neón brillante, lo que le da ese efecto surrealista o de monstruo (…) Aplastan cangrejos y camarones, y cualquier otra presa de caparazón duro que puedan atrapar con sus mandíbulas en el fondo del océano", explicó Carolyn Miri, bióloga marina del Departamento de Pesca y Océanos en Terranova y Labrador.

El pez quimera de nariz larga es una especie antigua, que habita en profundidades entre los 200 a 1.000 metros, y hasta se le puede encontrar a 3.000 metros por debajo de la superficie del agua. Este animal marino es capaz de alcanzar el metro y medio de largo y tiene placas dentales en sus mandíbulas para cazar. Mientras que el ejemplar hallado por Gary, posiblemente murió cuando lo sacaban del agua, debido al cambio de presión, lo que ocurre con muchos otros animales de aguas profundas. 

 

Te puede interesar