• https://wapa.pe/horoscopo/2017-06-27-cuando-lloras-tus-muertos-lloras-por-ti-y-no-por-ellos-tienes-que-leer-esto

Cuando lloras a tus muertos, lloras por ti y no por ellos ¡Tienes que leer esto!

No se trata de una cuestión de egoísmo, pero definitivamente forma parte de nuestra naturaleza y apego el sentirnos abandonados por aquel ser amado que ha fallecido. 

Cuando un ser querido muere, es normal que el dolor se anide en nuestro corazón, que sintamos que nuestra vida no será igual y que difícilmente podremos seguir adelante. Pero la vida sigue y tenemos a nuestro lado a aquellas personas que dependen de nosotros y las que nos inspiran a salir adelante. Sin embargo para entender la naturaleza de una pérdida es necesario comprender que cuando sufrimos y lloramos por aquellos que se han ido, lo que realmente hacemos es llorar por nosotros mismo,  por el cambio que habrá en nuestra vida sin ese ser especial.

NO DEJES DE LEER: ¿Soñaste que le eres infiel a tu pareja? Esto es lo que significa

No se trata de una cuestión de egoísmo, pero definitivamente forma parte de nuestra naturaleza y apego el sentirnos abandonados por aquel ser que ha pasado a formar parte de los recuerdos y que físicamente ya no estará con nosotros, pues la mente herida se resiste a la idea de no volver a recibir los abrazos, el amor, los consejos y la reconfortante compañía de la madre, del padre, la pareja o de los verdaderos amigos que se han ido.

En estos cuatro puntos resumimos a detalle la razón por las que nos cuesta vivir este proceso de duelo:

Vemos nuestra propia mortalidad

El ver a alguien partir nos recuerda que con el paso del tiempo, nuestro momento también llegará, quizá sea la incertidumbre lo que más pesa, el saber que la muerte no siempre llega bajo nuestros términos, sino que es caprichosa y así como puede dejarnos disfrutar muchos años, puede cambiar de parecer y arrastrarnos en cualquier momento.

La pérdida como castigo

Nosotros lloramos por lo que hemos perdido, porque caemos presas del miedo y la incertidumbre ante lo que ya no estará, sabemos que la vida estará llena de pérdidas, la idea de sentir ese dolor una y otra vez resulta aterradora. En algún momento del duelo, comenzamos a pensar en lo que pudimos haber hecho para que esa persona siguiera con nosotros, porque la mente se niega a la idea de la ausencia, incluso llegando a pensar como propia la responsabilidad de la muerte del ser amado.

Sentimientos de culpa

No vale la pena responsabilizarnos o sentirnos culpables sobre la pérdida o la falta de tiempo que no nos dejó llegar antes de tener que decir adiós para siempre, el enfocarnos en las emociones negativas es un camino mucho más doloroso, hay que saber perdonarnos.

TE PUEDE INTERESAR: Esta sería la escalofriante razón de por qué siempre nos despertamos a las 3:33 de la madrugada

La diferencia entre amar y necesitar

Algunas de las frases que más escuchamos en un funeral o en un velorio suelen ser:  “No podré vivir sin su presencia”, “Jamás olvidaré este dolor”, “No creo que pueda seguir adelante”, seguro las recuerdas, pero te tenemos noticias:  hay que olvidar todos esos sentimientos negativos, ese pesar llega a nosotros al confundir el amor con la necesidad.

 

 

Te puede interesar