¿Por qué las alcancías tienen la forma de un cerdito?

Desde que tenemos memoria, siempre las alcancías han sido de forma de un cerdito. Sin embargo, esto se debe a un "adorable" error. Cuando conozcas la historias te impresionarás. ¿Te gusta ahorrar?

 

Desde que tenemos memoria, las alcancías en forma de cerdito siempre se ha relacionado al ahorro. No importa el tamaño ni el material que esté hecho. Todos en algún momento hemos tenido este producto en nuestro hogar. Sin embargo, esta tradición tiene un origen bastante curioso y queda claro de cómo un error en el  lenguaje puede distorsionar todo.

Para conocer un poco más de este tierno cerdito, debemos remontarnos  a la Edad Media, en Gran Bretaña. En los países de habla iglesia, mucho antes de la existencia de bancos, la forma de guardar sus ahorros, era usando unos recipientes de arcilla en donde se colocaban algunas monedas para "resguardarlas".

El material de estos recipientes (con forma de maceta), era una arcilla anaranjada de bajo costo que en las zonas mencionadas era llamaba “Pygg”, muy parecido a la palabra “pig”, que quiere decir cerdo en inglés. 

Con el paso del tiempo, la pronunciación de la palabra se acercó cada vez más a aquella con la que llamaban al animal, hasta que gradualmente olvidaron la razón por la que en un principio, el recipiente se llamaba pygg (el nombre de la arcilla con que la fabricaban).

Ante eso, se dice que en el siglo XIX, la moda de guardar el dinero en recipientes seguía como tendencia en países de habla inglesa, y que algunos artesanos recibieron el pedido de un comerciante de realizar Pygg pots, es decir recipientes de Pygg (por el material de arcilla).

Tras la evolución del lenguaje y desconociendo esta historia, la pronunciación del pedido sonó a un requerimiento especial: hacer recipientes en forma del animal. Cabe mencionar que el invento fue todo un éxito entre los niños y adultos, por lo que esta "moda" empezó a dirigirse por todo el mundo, traspasando fronteras y sobre todo en el tiempo 

via GIPHY

Te puede interesar