Solo tres mujeres dirigen una federación deportiva internacional

La española Marisol Casado, miembro del COI, ya sabe lo que se siente desde el 2008, cuando se hizo cargo de la Unión Internacional de Triatlón (ITU).

Una paridad que sea efectiva en las grandes esferas. Eso, una mayor representación posible de mujeres, es lo que se lleva reclamando desde hace muchos años en todos los ámbitos de la vida social, económica, política y deportiva, para la puesta en marcha de mayores y mejores propuestas que ayuden a salvar la brecha de género que aún persiste en la sociedad.

Todavía son pocos los mandos femeninos con cierta responsabilidad que tienen el poder y la posibilidad de tomar decisiones. En el deporte, sin ir más lejos, solo hay tres mujeres al frente de las 38 federaciones internacionales reconocidas por el Comité Olímpico Internacional, contado los Juegos de Verano y de Invierno, lo que deja en evidencia que aún queda mucho por hacer en la búsqueda de la paridad. La última en apuntarse a la lista ha sido la sueca Annika Sörenstam, que acaba de ser elegida como presidenta de la Federación Internacional de Golf (IGF).

La exjugadora, toda una referencia en su especialidad, fue la número uno a finales de la década de los noventa, y está considerada como una de los referentes de la historia de este deporte. Llegó a ganar 93 torneos, de los que diez fueron 'majors': tres Abiertos de Estados Unidos, un Abierto Británico, tres Campeonatos PGA y tres ANA Inspiration.

A inicios de este año sustituyó de manera oficial en el cargo al escocés Peter Dawson, quien llevaba ya una década al frente de IGF.

"Me siento muy honrada de que me haya pedido que le suceda. Espero seguir haciendo crecer a este deporte a nivel mundial", declaró Sörenstam, aplaudiendo además la decisión de que el golf vuelva a ser olímpico como ya sucediera en Río de Janeiro en 2016, donde regresó después de 112 años de ausencia.

La década de Caithness

La sueca será la tercera máxima representante de una federación deportiva internacional. La española Marisol Casado, miembro del COI, ya sabe lo que se siente desde 2008, cuando se hizo cargo de la Unión Internacional de Triatlón (ITU). La pasada semana fue reelegida en el cargo al imponerse en la votación al danés Mads Freund, el único candidato que aspiraba a quitarle el puesto.

Al mando de la federación de curling (WCF) lleva la escocesa Keith Caithness una década, convirtiéndose en 2010 en la primera mujer presidenta de una Federación Olímpica de Deportes de Invierno. Impulsora del curling en silla de ruedas, jugó un papel muy decisivo para la inclusión de este deporte en los Juegos Paralímpicos de 2006.
 

Te puede interesar

SÍGUENOS