4 señales para identificar el abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil es una de las formas más comunes de violencia sexual contra las niñas y los niños.

Hoy en día la violencia sexual es motivo de noticia a diario: mujeres, adolescentes, niñas y niños son las víctimas más frecuentes de este tipo de crímenes que se multiplican en nuestro país y alrededor del mundo.

Cuando hablamos de los diferentes tipos de violencia sexual nos vemos obligadas a referirnos a una problemática urgente de resolver: el abuso sexual infantil, una de las formas más comunes de violencia sexual contra las niñas y los niños.

Aunque no existe una manera totalmente segura de prevenir el abuso sexual infantil, puede ser de mucha utilidad no sólo hablar con nuestras hijas e hijos sobre el tema sino que también es necesario aprender a reconocer las señales de alerta que nos indican la existencia de abuso sexual.

Esas señales se manifiestan corporal, mental y emocionalmente en las niñas y los niños que son abusados, por eso es fundamental estar atentas al comportamiento de ellas y ellos. A continuación comparto contigo 4 señales para que puedas identificar el abuso sexual infantil.

1. Lenguaje inapropiado

Una de las maneras más sencillas de identificar el abuso sexual infantil es prestando atención a la forma cómo tu hija(o) se expresa.

Si ves que emplea un lenguaje con referencias sexuales o realiza juegos en los que tiene actitudes sexuales con otros niños es probable que haya sufrido abuso sexual. Este conocimiento y comportamiento también puede manifestarse a través de dibujos.

2. Estado de ánimo alterado

La falta de muestras de afecto o el deseo de que no la(o) toquen puede ser una consecuencia del abuso sexual que ha sufrido. Un estado de ánimo irritable y nervioso o triste acompañado de llanto desconsolado sin motivo alguno también es un indicador de que tu hija(o) ha sido víctima de abuso.

Otra señal relacionada puede ser el retomar comportamientos ya dejados atrás como orinar en la cama.

3. Desinterés en los estudios

Si ya tiene edad para ir al colegio, es probable que sus notas bajen repentinamente y su desempeño se vea afectado de forma notoria. Eso se debe a que tiene problemas para concentrarse, lo que le dificulta el aprendizaje. Además, tiende a mantenerse aislada(o) de sus compañeros de clase.

4. Problemas de alimentación

La ganancia o la pérdida de peso debido al exceso de comida o a la inapetencia, respectivamente, puede ser un indicador de abuso sexual. Los frecuentes cambios de apetito así como el malestar estomacal son signos que hay que tener en cuenta.

Si descubres cualquiera de estas señales recuerda actuar con calma frente a tu hija(o). Lo más importante es que converses con ella o él mostrando el mayor apoyo, confianza y amor posibles porque se encuentra en un estado de gran vulnerabilidad y confusión. Cualquier cosa que digas puede afectar emocionalmente su proceso, así que tal vez lo mejor sea buscar ayuda profesional de parte de una psicóloga que pueda orientarte en el tema para que enfrentes esta situación de la mejor manera.

 

Sandra Campó es escritora y educadora sexual.  Autora del libro HOY TENGO GANAS DE MÍ: 7 historias de masturbación femenina y creadora del blog SASÁ. Desde 2015 realiza talleres de educación sexual para mujeres en diversos espacios de Lima. Síguela en FACEBOOK e INSTAGRAM: @elblogdesasa

Te puede interesar

SÍGUENOS