Cinco errores que solemos cometer durante la intimidad ¡Reconócelos!

Pon atención a estos errores comunes para que los evites; y verás cómo tu vida sexual mejora rápidamente.

Por lo general solemos quejarnos de que ellos son los que cometen errores durante las relaciones sexuales, pero nosotras también tenemos nuestras equivocaciones. Esto no es una competencia para saber quién sabe más sobre sexo, sino qué tanta importancia le das a tu propio placer.

Así que, para que reconozcas qué es lo que estás haciendo mal en la cama, pon atención a las siguientes factores y fíjate en qué nivel está tu desempeño sexual. Recuerda que esta nota es para que identifiques, mejores y corrijas.

1.-  Te enfocas demasiado en tu cuerpo

Si bien es cierto que hay cositas que no nos gusta de nuestro cuerpo, esto no quiere decir que te vayas a sentir presionada o intimidada por tu propia desnudez.

Concentrarte mucho en lo tu pareja piensa de tu cuerpo no es importante en ese momento, pues recuerda que está pasando un momento placentero contigo porque te ama tal y como eres.

2.- Delegas a tu pareja la salud de ambos

Nos han enseñado que siempre el hombre debe tener condones antes de cualquier relación sexual, pero la salud de ambos es un tema de a dos. Así que, si deseas prevenir alguna enfermedad de transmisión sexual o un embarazo no deseado siempre es bueno que tú también cargues con tus propios preservativos.

3.- Eres pasiva

O sea no propones nada, no eres creativa solo esperas a que él te toque y que mágicamente llegues a un orgasmo. Existirán momentos en los que tú deberás tomar el control y verás lo delicioso que será esto.

4.- Te da miedo llegar al orgasmo

Te controlas, temes demostrar lo que sientes al llegar a un orgasmo. Muchas mujeres piensan que solo se puede llegar a un orgasmo con la penetración vaginal, cuando hay otras maneras más efectivas de llegar esa explosión.

5.- Finges que te gusta cuando no es así

Es lo peor que puedes hacer, fingir que te da placer cuando no es así o peor aún exagerar. Ninguna de las dos cosas es bueno. Así que es mejor empezar a hablar cuando no algo no nos agrada y subrayar cuando sí. ¡Tú pareja te lo agradecerá!

 

Te puede interesar