Investigadores muestran que los niños son propagadores silenciosos de la COVID-19

En un estudio de 192 niños de entre 0 y 22 años, 49 niños dieron positivo en la prueba del SARS-CoV-2, y otros 18 tuvieron una enfermedad de inicio tardío relacionada con COVID-19.

Científicos del Hospital General de Massachusetts y del nosocomio General de Massachusetts para Niños (Estados Unidos) han proporcionado datos críticos que muestran que los menores de edad juegan un papel importante en la propagación del nuevo coronavirus en la comunidad de lo que se pensaba anteriormente.

En un estudio de 192 niños de entre 0 y 22 años, 49 de ellos dieron positivo en la prueba del SARS-CoV-2, y otros 18 tuvieron una enfermedad de inicio tardío relacionada con la COVID-19. Se demostró que los niños infectados tenían un nivel significativamente más alto de virus en sus vías respiratorias que los adultos hospitalizados en las UCI para el tratamiento de la enfermedad.

"Me sorprendieron los altos niveles de virus que encontramos en niños de todas las edades, especialmente en los dos primeros días de la infección. No esperaba que la carga viral fuera tan alta. Piensas en un hospital, y en todas las precauciones tomadas para tratar adultos gravemente enfermos, pero las cargas virales de estos pacientes hospitalizados son significativamente más bajas que las de un 'niño sano' que anda por ahí con una alta carga viral de SARS-CoV-2", explica Lael Yonker, líder del estudio, que se ha publicado en la revista 'Journal of Pediatrics'.

La transmisibilidad o el riesgo de contagio es mayor con una carga viral alta. Incluso cuando los niños presentan los síntomas típicos de la COVID-19, como fiebre, secreción nasal y tos, a menudo se superponen con enfermedades infantiles comunes, como la gripe y el resfriado común,confunden un diagnóstico preciso del virus.

Junto con la carga viral, los investigadores examinaron la expresión del receptor viral y la respuesta de los anticuerpos en niños sanos, con infección aguda de SARS-CoV-2 y un número menor de menores de edad con Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños (MIS-C).

Los hallazgos de los hisopos de nariz y garganta y las muestras de sangre del biorreceptor pediátrico COVID-19 tienen implicaciones para la reapertura de escuelas, guarderías y otros lugares con una alta densidad de niños y una estrecha interacción con los maestros y el personal.

"Los niños no son inmunes a esta infección y sus síntomas no se correlacionan con la exposición y la infección", explica otro de los autores, Alessio Fasano.

Los estudiosos señalan que aunque los niños con COVID-19 no son tan propensos a enfermarse tan gravemente como los adultos, como portadores asintomáticos o portadores con pocos síntomas que asisten a la escuela, pueden proliferar la infección y llevar el virus a sus hogares.

Esto es motivo de especial preocupación para las familias de ciertos grupos socioeconómicos, que han sido los más afectados por la pandemia, y para las familias multigeneracionales con adultos mayores vulnerables en el mismo hogar. En este estudio, el 51 % de los menores de edad con infección aguda de SARS-CoV-2 procedían de comunidades de bajos ingresos, en comparación con el 2 por ciento de las comunidades de altos ingresos.

En otro hallazgo innovador del estudio, los estudiosos cuestionan la hipótesis actual de que debido a que los niños tienen un número menor de receptores inmunes para el SARS-CoV2, esto los hace menos propensos a infectarse o enfermarse gravemente. Los datos del grupo muestran que aunque los párvulos más pequeños tienen un número menor de receptores del virus que los mayores y los adultos, esto no se correlaciona con una disminución de la carga viral.

De acuerdo con los autores, este hallazgo sugiere que los niños pueden tener una carga viral alta, lo que significa que son más contagiosos, independientemente de su susceptibilidad a desarrollar la infección por COVID-19.

Los investigadores también estudiaron la respuesta inmunológica en el MIS-C, una infección sistémica multiorgánica que puede desarrollarse en niños con COVID-19 varias semanas después de la infección. Las complicaciones de la respuesta inmunológica acelerada observada en el CMI-C pueden incluir problemas cardíacos graves, shock e insuficiencia cardíaca aguda. Con información de EuropaPress.

¿Qué es un coronavirus?

Los coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos. En los humanos, se sabe que varios coronavirus causan infecciones respiratorias que pueden ir desde el resfriado común hasta enfermedades más graves como el síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). El coronavirus que se ha descubierto más recientemente causa la enfermedad por coronavirus COVID-19.

¿Qué es la COVID‑19?

La COVID‑19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto este nuevo virus como la enfermedad que provoca eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019. Actualmente la COVID‑19 es una pandemia que afecta a muchos países de todo el mundo.

Te puede interesar