Dime dónde te salen los granitos y te diré la causa

Es importante conocer la causa por la que aparecen los barritos y espinillas y sobre todo cómo tratarlo. 

La ubicación del acné es importante. En adolescentes, generalmente afecta la zona T: sienes, frente, nariz y mentón, ya que ahí están las glándulas sebáceas. Es importante conocer las causas y tratamientos para que puedas cuidar tu piel.

Sigue los consejos de Antonia del Solar que presenta en su libro "Nosotras en el espejo" y dile adiós a estos molestosos "inquilinos". 

El acné hormonal: La mujer joven tiene distribución en barba, es decir, en la zona mandibular. En estos casos es importante ir al ginecólogo para descartar el síndrome de ovario poli quístico . Esta es una condición medica que necesita un diagnóstico a través de exámenes de sangre y ser tratado por el especialista.

Acné o rosácea: cuando los granos o pústulas son principalmente en la mejillas, nariz y mentón, es muy probable que sea rosácea y no acné. Tampoco verás exactamente espinillas o comedones que son las lesiones elementales y primarias del acné. Es importante que el dermatólogo realice un diagnóstico porque los tratamientos son totalmente distintos. 

¿Qué puedes hacer?

Encontrar a un dermatólogo con el que te sientas cómoda: Este es el primer paso. El tratamiento debe ser individual, según el tipo de acné que tengas y el tipo de piel. Es un trabajo en conjunto. Para Rosa Inés, la relación médico paciente es parecida al del entrenador con el futbolista. Se debe seguir las indicaciones al pie de la letra para poder ver los resultados. Debe haber compromiso y tolerancia, el promedio de espera es de 4 a 6 semanas que es el ciclo de regeneración de tu piel. 

Diagnosticar tu tipo de acné 

Acné Leve: Retinoides en crema (compuesto químico de pura vitamina A) . Estos sirven para "destapar" los poros y prevenir la formación de puntos negros. Necesitas mucha comunicación con tu dermatólogo en esta etapa porque la sustancia es buena, pero puede causar irritación, enrojecimiento y ardor al principio. Uno de los trucos es usarlo por media hora y luego enjuagar con agua tibia y siempre acompañarlos con bloqueador solar y humectante especial.

rostro1

Acné moderado: Antibióticos. El antibiótico no debe ser usado solo porque crea resistencia rápidamente. Se usa en conjunto con un retinoide en crema o con un peróxido  de benzoilo que es antimicrobiano y ayuda a "debilitar" la bacteria. ¡El trabajo en equipo es importante! 

Acné severo: La isotretinoína (fármaco más eficaz para el abordaje del paciente con acné). Es lo que la mayoría de doctores recetan para el acné inflamatorio severo, que no ha respondido a las primeras opciones. Es una decisión importante que se debe acompañar con exámenes médicos, previos y durante el tratamiento. Así como encontrar la dosis ideal para controlar lo efectos adversos que pueden ser sequedad en los ojos, nariz y labios, incluso hasta la depresión. 

Ya sabes, antes de iniciar algún tratamiento debes consultar a un especialista. Recuerda que la paciencia, constancia y disciplina es fundamental para ir combatiendo estos molestosos granitos. No te sientas mal ni insegura por la presencia de estos barritos, actúa con prudencia y acepta que poco a poco irá mejorando.

rostro

Te puede interesar