Tendencias de maquillaje: Del 'contouring' al 'baking' y 'strobing'

Si recién aprendías a hacerte un buen 'contouring', ahora debes ponerte al día, ya que el 'baking' y el 'strobing' se han convertido en las nuevas tendencias de maquillaje que toda chica debe conocer.

Te puede interesar: Contouring: Maquíllate a lo Kim Kardashian [VIDEO]
Sabemos que la técnica del 'contouring' o del contorneo (impuesta por Kim Kardashian) se realiza en base a un juego de "brochazos", donde gracias a los colores se puede modificar la estructura ósea del rostro, escondiendo y arreglando aquellas imperfecciones como una nariz torcida, unos pómulos planos entre otros. ¿Pero estabas enterada de la existencia de otras técnicas como el 'baking' y 'strobing' que nos ayudarán a lucir hermosas? 
Aprende sobre la técnica del 'horneado':
Te contamos que el 'baking' (horneado), es una técnica antigua de maquillaje, que consiste en aplicar una generosa porción de polvos translúcidos durante unos minutos sobre tu rostro (previamente maquillado), acentuando las zonas donde se tiende a acumular las líneas de expresión. Con ello se conseguirá fijar el maquillaje, afinar arrugas y poros.
Pasos a seguir: 
1. Aplica una crema hidratante en los ojos y la base. Luego utiliza un corrector de ojeras en uno o dos tonos más claros que tu color de piel y extiéndelo hasta la sien por encima de los pómulos. También lo puedes usar como una línea en medio de la nariz y en el mentón.
2. Aplica el polvo translúcido con una esponja.  
3. Deja reposar de 5 a 10 minutos y con una brocha limpia, barre el exceso de polvo y difumina. Hazlo suavemente y no ejerzas presión sobre la piel.
4. Finalmente sella el maquillaje con un spray.
Sobre el 'strobing':
Debes enterarte que esta técnica es utilizada desde hace muchos años durante las pasarelas, consiguiendo el look natural en el rostro de los modelos. Y aunque los franceses han llevado años usándola en los últimos días se ha convertido en toda una revolución. 
El 'strobing' trata de iluminar las partes de tu rostro donde la luz natural pegaría. ¿De qué partes estamos hablando? se trata de las facciones más prominentes de la cara: los pómulos, el hueso frontal (sobre las cejas), el centro de la frente, la nariz y la barbilla. 
A diferencia del contouring, en el strobing no es necesario usar una base oscura para resaltar tus facciones. Lo único que se necesita es un iluminador para crear el efecto de luz que será el responsable de resaltar las facciones. Lo que hará el strobing es enfocarte en la luz y agregar más luz a tu rostro. Con ello lograrás un look natural y mucho más sano.
Pasos a seguir:
Para esta técnica lo que más vas a necesitar es un iluminador y una brocha esponjosa. Se recomienda hacerlo con un iluminador líquido para crear un look natural. Inicia aplicando el iluminador con tus manos y luego esparce cuidadosamente con una brocha en las zonas que quieras crear el efecto.
Si tienes una piel grasosa hazlo con un iluminador en polvo. Lo más importante es que difumines bien el iluminador ya que con esta técnica busca tener un acabado luminoso y brillante pero sin que resulte obvio.

No dejes de leer: Maquíllate en un “quickly” por las mañanas

Te puede interesar