Señalas que indican que tu pareja acaba de tener sexo (y no contigo)

Se creen los grandes amantes, pero nosotras con el mínimo gesto podemos descubrir grandes cosas.

Aunque crean que son unos expertos en la materia, siempre recuerda que el “pez por la boca muere”. Y es que cuando acaban de cometer un acto pecaminoso, como una infidelidad, los hombres suelen mostrarse excesivamente contentos, satisfechos y hasta con los ojos bien brillantes, todos unos ganadores.

Sin embargo, no saben con quién están tratando, pues nosotras somos muy atentas y observadoras, a tal punto que nada se nos pasa desapercibido, incluso hasta al más mínimo de los gestos, pues sabemos que algo no está en su lugar.

Ante ello, varios estudios afirman que identificar que acaban de tener sexo es más fácil de lo que parece. Acá te presentamos algunas señales a tener en cuenta.

Atrevido más de lo normal

Según un estudio de la universidad “Journal of Advanced Research”, el sexo atrae más sexo. Esta es la razón por la cual una mujer experimenta mayor cercanía o interés de los hombres hacia ella cuando tuvo sexo recientemente. Ellos no saben explicar dicho comportamiento, pero quieren más.

Se les nota más felices

Para la Universidad de Colorado, una frecuente y buena actividad sexual de ellos tiene mucha influencia con la felicidad, por lo que sonríen de oreja a oreja de la “nada”. Un estudio arrojó que 15,000 personas demuestran que el 55% de las encuestadas sienten mayor felicidad si su actividad sexual permanece activa.

Gran cansancio

Luego de terminar el acto sexual, independientemente de ser nosotras o ellos, el cuerpo muestras grandes síntomas de cansancio. Tras el deseo y la excitación, llega ese agotamiento que hace sentir a cualquiera relajado. Luego del sexo, generamos un aumento del 30% de prolactina, la cual relaja y propicia un sueño profundo y reparador.

  CONOCE MÁS: ¿Eres sapiosexual?

CONOCE MÁS: ¿Eres sapiosexual?

Poca hambre sexual

Seguro has escuchado que el apetito sexual de los hombres no tiene fin, pero la realidad es que, si acaban de tener relaciones sexuales, las posibilidades de querer tener coito otra vez son muy bajas.  No es como cuando están ambos metidos en la cama y quieren repetir. Esto es más complicado, porque el cambio de ambiente, el esfuerzo y le haber experimentado un orgasmo lo pueden dejar en cero y sin ganas.

Menos atención

La satisfacción de ser consentidos en la cama regula la necesidad de atención por parte de nuestra pareja. No necesitamos tanto contacto físico. La generación de oxitocinas nos ayuda a tener más interacción social.

Te puede interesar