Estos son los mitos y verdades sobre el squirt o eyaculación femenina

Quizá hayas escuchado hablar sobre la eyaculación femenina y mucho de lo que oíste puede que no sea verdad. Por eso, hemos querido aclararte algunos mitos sobre el squirt.

Para empezar ¿qué es el squirt? Este es parte de la eyaculación femenina, primero debemos entender que existen dos tipos de eyaculaciones: la común, que es una cantidad de líquido entre transparente y blanquecino que a veces pasa desapercibida; y la squirt, que ha provocado mucha polémica entre hombres y mujeres, sobre todo porque en la pornografía se han encargado de enseñar mal sobre este término.

En este tipo de películas se percibe al squirt como un líquido abundante y que sale como chorro de agua. Tampoco se trata de eso, así que los expertos en el tema te quieren aclarar sobre los mitos y verdades de la eyaculación femenina.

MITOS Y VERDADES

1.- MITO: Todas las mujeres pueden llegar al squirt

Verdad:

No todas pueden hacerlo. Esto mucho depende de las glándulas de Skene que se encargan de expulsar un líquido generado en el punto G.

2.- MITO: Solamente si llegas a un placer extremo, puedes conseguir el squirt

Verdad:

Totalmente falso. Como sabemos no todos los cuerpos son iguales y, como es normal, tienen distintas reacciones.

3.- Mito: Se expulsa una gran cantidad de líquido

Verdad:

Las películas eróticas, porno y otros medios han mal informado a la sociedad. Los hombres creen que el sexo es igual de rápido, violento y ruidoso como lo ven en estos videos eróticos. Y no, la vida sexual no es tan simple y muchos menos la anatomía femenina.

4.- Mito: No es normal que las mujeres tengan squirt

Verdad:

Es totalmente normal que no todas las mujeres pasen por esto. Así que, no juzgues y más bien infórmate sobre los cambios que suele sufrir el cuerpo femenino.

 

Te puede interesar