La OMS investigará alimentos congelados para dar con origen del coronavirus

Luego de dos semanas de investigaciones, los expertos de la OMS creen que el coronavirus es de origen animal, pero no saben cómo llegó al mercado donde se detectó el primer brote.

Después de dos semanas de investigaciones en Wuhan sobre el origen del coronavirus, los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se presentaron en una esperada rueda de prensa para explicar los primeros resultados de sus pesquisas.

Aunque era una ocasión histórica, no se esperaban grandes revelaciones y, mucho menos, nada que pudiera incomodar a China por la politización que rodea a la pandemia debido a su brutal impacto en vidas humanas y en la economía global. A la espera de que finalicen su informe, el jefe de la misión, Peter Ben Embarek, y la viróloga Marion Koopmans, han dado algunas de las claves junto al epidemiólogo chino Liang Wannian.

Su principal conclusión es que se puede descartar la fuga del coronavirus del "superlaboratorio" P4 que alberga el Instituto de Virología de Wuhan, que ha estado en el centro de la polémica por las acusaciones de Estados Unidos durante el mandato de Donald Trump, quién dijo mucho cosas, pero, eso sí, sin pruebas. Además, la OMS ha asumido uno de los argumentos de China, que apunta a que el coronavirus pudo entrar a través de alimentos congelados en el mercado de animales de Huanan, donde se detectaron algunos de los primeros casos.

"De las cuatro hipótesis que hay, recomendamos seguir investigando el paso directo o a través de una especie intermedia del coronavirus desde un animal al ser humano y la transmisión a través de superficies congeladas, pero la posibilidad de un accidente en el laboratorio es altamente improbable", argumentó Ben Embarek. Para llegar a esta conclusión, aseguró que "nos hemos alejado de las percepciones y opiniones que circulan sobre el origen del coronavirus y hemos adoptado una mentalidad racional".

Su punto de vista se basa en que "han tenido mucho contacto con los científicos del Instituto de Virología de Wuhan y una larga, sincera y abierta discusión con la dirección y el personal. Nos dieron una descripción muy detallada de su investigación, sus proyectos con coronavirus y algunos de los trabajos más avanzados, como la mejora de funciones ('gain of function'). Hemos hablado sobre la teoría del laboratorio y escuchado sus explicaciones para desmentir esta acusación, por lo que no creemos probable que hubiera una fuga".

El brote se propagó en China en diciembre

Lo único que está claro es que, de momento, se sabe tan poco como antes sobre el coronavirus, que los expertos creen que es de origen natural.

"No sabemos el papel exacto del mercado de Huanan. Hubo un brote en la gente que trabajaba y compraba, pero desconocemos cómo entró y se propagó. Tenemos un mapa de los contagios y secuencias genéticas de los casos. Todo nos dice que el brote se propagó en diciembre porque antes no se detectaron casos que pudieran provocar un estallido. Pero esa no es toda la historia porque también hubo propagación en otras personas no ligadas a este mercado, sino a otros, e incluso sin conexión con los mercados. Trabajamos con la hipótesis de un comerciante, o visitante, que lo introdujo en el mercado, pero también pudo ser una especie animal", precisó Ben Embarek.

A pesar de todas las preguntas que quedan por responder, anunció que esta investigación en China es solo el principio porque "tienen un montón de buen material para explorar y nos dará una buena dirección para investigar".

Los investigadores de la OMS visitaron el mercado el 31 de enero. El equipo llegó el 14 de enero a la ciudad de Wuhan, considerada como la ciudad epicentro de la pandemia, y, tras dos semanas de cuarentena, visitó lugares como el mercado mayorista de mariscos de Huanan, en el que se produjo el primer grupo de infecciones conocido, así como el Instituto de Virología de Wuhan, que participa en la investigación de coronavirus. Con información de EFE.

Te puede interesar

SÍGUENOS