Así cambiaron las posturas sexuales con el tiempo

Conoce las sorpresas que aún no sabes del Kamasutra y las enseñanzas que deben aprender las parejas sobre el amor.

El Kamasutra es el libro que explica el arte de hacer el amor. Con el paso de los años sus famosas poses han variado, aunque algunas de ellas se han quedado para convertirse en la práctica diaria de millones de parejas en lo que al sexo se refiere.

¿Cuántas personas en el mundo han leído el Kamasutra? Muy pocas seguramente, caso curioso porque esa obra ancestral sobre el arte de hacer el amor contiene la base de datos que nutre la vida diaria de millones de amantes que buscan el pleno goce durante el acto sexual.

Son en total 36 capítulos que encierran las claves del correcto desempeño en el lecho, básicamente con poses que se han vuelto eternas.

Con 64 posiciones naturales explicadas a lo largo de la obra, el Kamasutra plantea 8 posturas básicas y 8 maneras que pueden combinarse según la disposición de los amantes. Es así como llegamos a la cifra oficial por matemática simple.

Y no se confundan, porque existe un solo capítulo sobre el arte de hacer el amor. El resto del Kamasutra tiene capítulos sobre sexo en general, la atracción y la seducción.

Las posiciones sexuales más conocidas son:

1. El perrito

Uno de los grandes clásicos que no pasarán de moda. La mujer se coloca en cuatro con el hombre arrodillado detrás, es entonces que llega la penetración y el resto es goce puro.

2. El misionero

Una de las posturas más practicadas desde tiempos inmemoriales y quizá, muy poco valoradas. Es conocida como la pose que une los cuerpos a la perfección y donde los amantes pierden el miedo para entregarse al placer.

3. Flor de loto

La pasión encuentra su punto culminante con esta pose que tiene al hombre sentado y con las piernas flexionadas hacia los lados, uniendo los pies. Ella, encima de su pene lo rodea con sus piernas y comienza a balancear.

4. La cucharita

Esta pose podría considerarse como una de las más tiernas, aunque no pierde el erotismo que se necesita. Dos personas miran hacia el mismo lado, en posición fetal y la unión llega a la estratósfera. Quien está detrás inicia el coito y utiliza sus manos para contener o estimular otras zonas erógenas.

5. El 69

El sexo oral por excelencia tiene en este número a su aliado inmejorable. La figura de estas dos cifras grafica claramente la posición de los amantes donde se busca el equilibrio: las bocas de uno y otro encuentran los sexos para ser estimulados hasta la locura. Amor y deseo.

 

Te puede interesar