Cuatro remedios caseros para quitar el mal olor vaginal

Si te preocupa el mal olor en tu zona íntima, te dejamos estos sencillos pasos para que acabes con el de una vez por todas.

La vagina de la mujer normalmente tiene un olor suave pero algunas causas pueden ocasionar que el olor se convierta en algo fuerte y desagradable.

Puede ocurrir a causa de la inflamación, la infección de la vagina o el cuello del útero. El mal olor vaginal puede deberse también al crecimiento excesivo y al desequilibrio de algunos microorganismos que viven en la vagina, como por ejemplo bacterias. También puede deberse a enfermedades de transmisión sexual (ETS).

Para saber cómo eliminar el mal olor vaginal lo primero que tendrás que hacer es saber por qué está ocurriendo, porque solo así podrás eliminar el problema solucionándolo desde el origen. Por este motivo, cuando existe olor vaginal a causa de una enfermedad o de una infección tendrás que acudir a tu médico.

Pasos para acabar con el mal olor vaginal 

Aunque mientras vas al médico, si no quieres lidiar con ese mal olor puedes seguir alguno de los remedios caseros que a continuación te vamos a dar:

1. Vinagre de manzana: tiene propiedades antibacterianas y antisépticas por lo que puedes utilizarlo para combatir el olor vaginal. Puedes lavarte con este vinagre y te ayudará a combatir las toxinas y las bacterias que causan el olor desagradable, además también te estará ayudando a restaurar la calidad de la flora vaginal.

2. Yogur blanco o natural: es muy conocido para ayudar a tratar el olor vaginal. El yogur es rico en bacterias "buenas" como el lactobacillus, y éstas ayudan a combatir la infección y restaurar el nivel de pH vaginal normal. Así, una vez que el pH quede restablecido el mal olor también habrá sido eliminado. 

Para conseguirlo tendrás que tomar dos yogures sin azúcar diarios o hacer lavados vaginales con el yogur una vez al día durante varias semanas, hasta que veas que empieza a disminuir el olor.

TE PUEDE INTERESAR: 13 cosas que no sabías de tu vagina

3. Ajo: Es un gran antibiótico natural, posee propiedades antifúngicas y es un poderoso bactericida, ayuda a restituir el equilibrio de los niveles de levadura que normalmente posee la vagina. 

Puedes hacer un supositorio vaginal de ajo; envuelve un diente de ajo en una gasa y átale un hilo o cordel de forma tal que luego puedas retirarlo. Esta opción también se vende en herbolarios.

4. Extracto de Corteza de Neem: Sus cualidades son antifúngicas, antivirales y antibacterianas, devuelve el balance natural de la flora intestinal y a la vez contribuye a combatir afecciones como las cándidas, gonorrea,  clamidia y el herpes. Puedes tomarlo en capsulas, consíguelo en tiendas de productos naturales.

NO DEJES DE LEER: Cinco alimentos para mantener tu vagina sana

Te puede interesar