Cuando hablamos de las mamás nos llenamos de emoción, pero no siempre. Y eso pasa cuando tu pareja padece un cuadro grave de mamitis.
Es decir, es normal tener un gran afecto a mamá, pero cómo saber que estamos frente a un verdadero problema. Preocupadas por tu gran duda existencial, descubrimos algunos indicios de esta tragicómica patología, así como saber qué hacer para salir sanas y salvas de esta situación.

Debes ver: 11 pasos para ganarte a tu suegra

1.    No puede tomar decisiones solo
Siempre pide consulta de mamá. Siempre.
2.    Ella aparece en cualquier momento
Parece el hada madrina de un cuento, pero no, es que él le ha permitido ingresar en todos los espacios de su vida, incluso en los más íntimos.
3.    Vive con su mamá
En este país es muy normal vivir con los padres. Pero si él es económicamente independiente y no se ha mudado de casa, estamos hablando de un niño con mamitis.
4.    No quiere crecer
Peter Pan Modo Activado. Quiere creer que mamá siempre lo salvará. ¡No hay forma!

5.    Súper egoísta
Como es el niño mimado, debe hacerse todo como él quiere, no ha aprendido a ceder y compartir con nadie.
6.    El medidor de felicidad es mamá
Nada es plenitud si mamá no lo aprueba. Si mamá no está presente, no estará contento, podría caer en una profunda depresión.
7.    Quiere que seas como su mamá
Suele soltar comentarios negativos o berrinches, si las cosas no se hacen como mamá lo hace.

También debes ver: ¿Cómo ganarte a los suegros? Lee estas recomendaciones
8.    Se comporta como un niño
Le tiene miedo a los problemas. Siempre se comportará así.
9.    Competirás inconscientemente con la suegra
Ella siempre será su referente de mujer ideal y te comparará. Si eres diferente, estás condenada.
10.    No sabe cómo actuar
Ante peligros o problemas mínimos se queda inmóvil. El hombre con mamitis es presa fácil.
11.    Tú tienes un carácter autoritario o maternal
Él siempre buscará a alguien con esos atributos para sentirse como en casa por siempre y para siempre. Seguramente te pareces a ella.

12.    ¡Ese chico es un pasivo!
No tienen independencia, siempre obedece órdenes y nunca toma la iniciativa.
13.    Eres la mala del cuento
La que se lo quiere llevar del paraíso y el bosque encantado, siempre serás vista como la mala mujer roba hijos.
14.    Siempre habla de ella
Temas de conversación, anécdotas, comentarios al aire, monólogos, hasta sus post de Facebook siempre tienen que ver con mamá
Consejo:
Ni se te ocurra ceder y pensar en vivir cerca de su mamá. Una relación con un tercero nunca funcionará bien, es mejor aclararle que si no hace algo al respecto, el matrimonio, convivencia o relación está condenada. Pero si él no cambia, termina con él, su mamá lo consolará.

No te pierdas: 10 tipos de suegras que te podrías cruzar más de una vez en la vida

Te puede interesar