Exnadadoras sufrieron abuso sexual cuando eran niñas por entrenadores de USA Swimming

Aseguran que la Federación Usa swimming fue “cómplice” del comportamiento depredador de tres entrenadores que ya fueron condenados y suspendidos.

En Estados Unidos, una de las grandes potencias mundiales del deporte de natación, se ve envuelto nuevamente en escándalos de abusos sexuales. Esta vez, seis exnadadoras demandaron por "falta de protección" a USA Swimming, sus clubes asociados en California y a tres entrenadores con antecedentes penales del perverso delito

Debra Grodensky, Suzette Moran, Tracy Palmero y otras tres mujeres cuyos nombres son reservados acusaron como autores de los abusos sexuales al antiguo entrenador el equipo olímpico norteamericano Mitch Ivey, al exdirector técnico de la Federación Everett Uchiyama y al entrenador Andrew King.

Según las víctimas, tanto USA Swimming como su antiguo director ejecutivo Chuck Wielgus y otros dirigentes, al igual que federaciones locales y clubes sabían del comportamiento repulsivo de Ivey, Uchiyama y King, pero no hicieron nada al respecto.

Testimonios de las víctimas

"El abuso sexual que sufrí era 100% evitable", declaró la víctima Grodensky en una videoconferencia, quién detalló que su entrenador King abusó sexualmente de ella durante 5 años -entre los 11 y los 16-, cuando nadaba a principios de los 80 en Canadá.

En 2010, King fue condenado a 40 años de prisión tras ser encontrado culpable de haber ultrajado a más de 20 menores de edad. "Quiero que esta demanda haga reaccionar a USA Swimming. Quiero un cambio de cultura y en este gran deporte", dijo Grodensky.

Moran, otra de las víctimas denunciantes, también reveló que King la entrenó a los 12 años y denunció que Ivey empezó a acosarla sexualmente hasta dejarla embarazada a los 17. También reveló que su agresor la empujó a abortar meses antes de las pruebas clasificatorias para los Juegos Olímpicos de Los Angeles 1984.

"USA Swimming debe limpiar su casa y deshacerse de los entrenadores y directivos que crearon esta cultura y permitieron el abuso sexual de los técnicos", enfatizó Moran.

Palmero, por su parte, relató que fue ultrajada por Uchityama desde que ella tenía 14 años y entrenaba en Tustin, California, a principios de los 90, y que a pesar que otros técnicos del equipo de Uchiyama conocían la situación decidieron no hacer nada para impedirlo.

Años después

Diez años después, la propia Palmero decidió contarle su pesadilla a Wielgus, quien le reveló que Uchityama había firmado un acuerdo de confidencialidad por el que admitía los hechos y se retiraba. Sin embargo, el director ejecutivo de USA Swimming murió en 2017 y Uchiyama logró un nuevo puesto de entrenador en otra ciudad de California cercana a Tustin gracias la recomendación de otro directivo de USA Swimming.

A través de un comunicado, USA Swimming recordó que los tres entrenadores mencionados en las demandas están incluidos "desde hace mucho tiempo" en la lista de inhabilitados permanentemente a consecuencia de sus actos en la década de los 80 y 90.

"Respaldamos a las víctimas de abusos sexuales. La federación y su actuales ejecutivos están comprometidos en crear un ambiente de seguridad para todos sus miembros", reza parte del comunicado.

Te puede interesar

SÍGUENOS