Perro fue amarrado y abandonado a un poste con una pata rota

El pequeño perro estaba solo y tenía un hueso fracturado, pero su verdadera desgracia fue el haber pertenecido a un dueño sin corazón.
 

Las personas que tienen una mascota saben que adoptar a un perro o un gato no es lo mismo que comprar un juguete o cualquier objeto de alto valor económico; si estos últimos no son de su agrado, simplemente lo devuelven o cambian por otro, algo que no debe suceder con los animales.

Tener una mascota es un compromiso sin plazo, en el que nos comprometemos a protegerlos y estar ahí para cuando nos necesiten, hasta el final de sus relativamente cortas vidas. Esto es teóricamente bonito, sin embargo, diariamente vemos historias tan duras que se viralizan de inmediato en redes sociales.

Una nueva historia, protagonizada por Steve, un cachorro de dos años rescatado de las calles de Inglaterra, nos demuestra que la crueldad no conoce límites. 

El tierno perro fue encontrado por rescatistas en una calle de Londres, amarrado a un poste. Cuando lo trataron de ayudar, el cachorro se rehusaba. Sus gemidos de dolor demostraban que no se trataba del temor a los desconocidos: este can estaba herido y no solo en la confianza, sino por tener la desdicha de haber tenido un dueño sin sentimientos.


(Foto: RSPCA)

Cuando lo llevaron a la asociación de veterinarios y ayuda a los perros de RSPCA, un rápido diagnóstico dio con lo que todos estaban sospechando: Steve sufría de una grave lesión.

El perro tenía una de sus patas fracturadas, por lo que necesitaba tratamiento y evaluación de forma inmediata. En lugar de ello, su dueño original simplemente lo amarró a un poste y siguió con su vida como si nunca lo hubiera conocido al noble peludo. 

"El pobre Steve sufría de un montón de dolor en su patita, pero en lugar de recibir ayuda, lo habían dejado amarrado a un poste. Me rompe el corazón pensar que alguien lo pudo abandonar así como así, cuando claramente necesitaba de nuestra ayuda. Mis colegas del Harmsworth Animal Hospital hicieron un increíble trabajo tratándolo", explicó la Inspectora del RSPCA, Grace Harris-Bridge, para Daily Mail.

Desgraciadamente, Steve no tenía un chip para dar con el paradero del propietario (a), así que llevarlo ante la justicia al culpable no será tan sencillo. 

De momento, el perro se encuentra recuperándose y esperando correr libremente como todo peludo, pero lo más importante es encontrar un nuevo hogar, que le brinde todo el amor del mundo.

Te puede interesar