Ocho consejos para manejar los berrinches y pataletas de tus hijos

Desde que tienes hijos los berrinches forman parte de tu vida. Ese momento incomodo y natural donde los chicos se ponen fastidiosos y solo escuchas gritos y llantos.

Los niños no entienden la palabra “NO”. Para ellos, la negación se traduce en dolor, lágrimas, y tristeza, y no hay quien logre calmar esas emociones. ¿Cuántas veces hemos visto a un pequeñito haciendo un berrinche en medio de la calle, tirado en el piso haciendo una pataleta?

NO TE PIERDAS: ¡Una corona para la bebé! Conoce 6 nombres inspirados en la realeza europea

Los berrinches forman parte de tu vida cuando tienes un niño pequeño. Lo más práctico sería evitar en lo posible aquellas situaciones que provoquen una rabieta ¿Qué fácil no?. Es más fácil decirlo que hacerlo, pero las siguientes sugerencias pueden ayudarte.

1. Controla la situación, respira y tranquilízate. Tú eres quien guía y debes enseñarle al niño como enfrentarla. El niño que atraviesa un berrinche está sufriendo y debe aprender a manejar la frustración.

2. Ponte a su altura y míralo. Tratar de sentir y entender qué es lo que le pasa, qué necesita.

3. Escucha qué está tratando de expresar. Es muy posible que el niño te diga que le pasa.

4. Dile: "Entiendo que estés cansado, aburrido pero no podemos hacer eso en este momento" tienes que demostrarle que comprendes lo que pasa.

5. Se firme pero no dura, con amor. Tienes que ser amable y firme al mismo tiempo. Tiene que saber que actuó mal.

6. Busca alternativas. Ofrécele otras cosas, debes distraerlo.

7. Tienes que enseñarle a ser paciente. Decirle al niño: "Si no esperamos no podremos comprar, ni cenar"

TAMBIEN LEE: Carta a mi hija "No cambies porque alguien te lo dijo"

8. Cuando ya está más tranquilo vuelves a hablar del tema. Hablar sobre lo sucedido una vez que el niño se calmó. Y hacerle entender que actuó mal y que esto no puede pasar de nuevo.

Si creías que esto nos pasaba a las mamás normales, los personajes públicos como atrices, actores, cantante y princesas tambien sufren al igual que nosotras.

Te puede interesar

SÍGUENOS