Fumar nos mantendría despiertos después de beber alcohol, asegura la ciencia

El ir a un after office los viernes es como una tradición, pero el beber alcohol puede dar más ganas de fumar a los que tienen  ese hábito porque es una forma que tiene el cuerpo para mantenerse despierto, según reveló un  estudio de la Universidad de Missouri.
Para llegar a esta conclusión, los investigadores observaron el efecto que causa el alcohol y la nicotina en ratas de laboratorio. Como a muchos, el alcohol provoca sueño cuando se toma más de una copa. Al dar nicotina, elemento que contiene el cigarro, este actúa como un estimulante en el cuerpo dejando atrás la sensación de sueño

TAMBIÉN LEE: 15 poderosas frases que te ayudarán a dejar de fumar
Además, se encontró que la nicotina activa el área del cerebro relacionada con las actividades, reflejos, el aprendizaje y la atención. Por esa razón, el “fumador social” tiende a sentir la necesidad de fumar después de beber alcohol, lo que estimula a seguir bebiendo a lo largo de la noche. Es decir, “los dos vicios se alimentan entre sí entre sí”.

Sin embargo, el combinar estos dos vicios sería negativo para la salud porque si se fuma y bebe a la vez se corre un 36% más riesgo de sufrir un deterioro cognitivo a largo plazo. Es decir, las neuronas mueren y será más difícil resolver problemas con inteligenciaAdemás, el fumar aumenta la posibilidad de padecer de cáncer pulmonar.

NO TE PIERDAS: Fumar los fines de semana dañaría la memoria

A pesar que ambos vicios son dañinos, si se necesita estar alerta o se encuentra en un lugar en que se corre peligro no solo sería bueno un cigarro, sino también moderar el consumo de alcohol

Te puede interesar