¿Cómo debo hablar de sexo con mi hijo adolescente?

La necesidad de una educación sexual en las escuelas tiene a los adolescentes desamparados si de sexo hablamos.

Ante una carente educación sexual en las aulas de clases, tu hijo adolescente se encuentra sumergido en la ignorancia si de sexo hablamos, por lo que en un futuro podría tener dificultades a la hora de tomar decisiones en su vida sexual.

La educación sexual, dicen los expertos, es una responsabilidad de los padres. Reforzar y complementar lo que tu hijo adolescente aprende en la escuela puede establecer las pautas de una sexualidad saludable que dure toda la vida.

Romper el hielo

Como dicen Los Prisioneros, el sexo “te lo encuentras en la pared, en el anuncio de un licor, pegado en un mostrador o gritándolo a todo color”. Por lo que es muchas veces es difícil evitar este tema constante. Pero cuando los padres y los adolescentes necesitan habla, no siempre es fácil.

Debes ser honesta y directa, expresa con claridad lo que sentías acerca de temas específicos, como el sexo oral y las relaciones sexuales. Presenta los riesgos objetivamente, entre ellos, el dolor emocional, las infecciones de transmisión sexual y el embarazo no planificado.

Aborda temas difíciles

Hablar de sexo con los adolescentes incluye abstinencia, violencias, elecciones sexuales y otros temas. Prepárate para responder interrogantes como: “¿Cómo sé si estoy listo para tener relaciones sexuales?” “¿Qué sucede si mi novio o novia quiere tener relaciones sexuales, pero yo no quiero?”.

Ante ello, debes explicar que debe tener relaciones sexuales por obligación o temor. Hazle saber que nadie debe apurarlo a tomar una decisión de la cual no está seguro.

Violencia durante el noviazgo

Los padres también deben estar alerta a las siguientes señales de advertencia que indican que un adolescente puede ser víctima de violencia durante un noviazgo:

-Consumo de alcohol o drogas.

-Evitar amigos y eventos sociales.

-Justificar el comportamiento de su pareja.

-Temor cuando está cerca de la pareja.

-Pérdida de interés en la escuela o en las actividades que antes disfrutaba.

-Moretones, rasguños u otras lesiones sospechosas.

Adolescentes que se encuentran en relaciones de maltrato corren mayor riesgo de sufrir consecuencias a largo plazo, como bajo desempeño académico, consumo de alcohol en exceso e intentos de suicidio.

Apóyalo siempre

Con tu apoyo, tu hijo adolescente puede llegar a ser un adulto sexualmente responsable. Sé sincero y habla con el corazón en la mano. Aunque te parezca que no están interesados en tus palabras, igual dales la charla. Probablemente estén escuchando.

Te puede interesar