¿Cuál es la diferencia entre squirting y eyaculación femenina?

Suelen usarse como sinónimos, pero el squirting y la eyaculación femenina no son lo mismo.

La eyaculación femenina es uno de los temas más atractivos cuando se habla de la sexualidad de las mujeres. La capacidad que (algunas de) nosotras también tenemos para expulsar fluidos durante un encuentro sexual a solas o en compañía suele llamar la atención y formar parte, sobre todo, del imaginario erótico masculino.

Algo usual al hablar de eyaculación femenina es emplear la palabra squirting, que en inglés significa chorros, como si fuese un sinónimo suyo pero en realidad ambas cosas son distintas.

Aprender sobre sexualidad implica usar cada término de manera adecuada y para no correr el riesgo de creer que el squirting y la eyaculación femenina son lo mismo vamos a aclarar cuál es la diferencia entre los dos.

Diferencia entre squirting y eyaculación femenina

Es comprensible que el squirting y la eyaculación femenina sean considerados lo mismo porque se trata de fluidos que la mujer expulsa por la vagina durante la excitación sexual o en el momento del orgasmo, sin embargo una de las diferencias más importantes  que nos permite distinguir entre ambos fenómenos es el órgano en el cual se originan.

Por un lado, el squirting consiste en la expulsión de un líquido diluido regular o abundante desde la vejiga urinaria, es decir, es orina diluida, por eso no tiene el color ni el olor de la orina normal. El squirt contiene urea, ácido úrico y creatinina, componentes propios de la orina, y es expulsado debido a la relajación del esfínter urinario durante el orgasmo, ya que éste produce que los músculos se relajen y dificulten la retención de orina, que finalmente es liberada.

Mientras que la eyaculación femenina es un líquido blanquecino, traslúcido, espeso y escaso cuyo origen se encuentra en las glándulas de Skene, que no son otra cosa que la próstata femenina.

Es importante tener en cuenta que ya sea que estés experimentando en carne propia el squirting o la eyaculación femenina durante tus experiencias sexuales a solas o en compañía, no te dejes guiar por lo que la industria pornográfica nos muestra.

En las películas porno suelen aparecer chorros de placer como si se tratara de líquido que simula una abundante y potente catarata, pero no necesariamente ocurre de esa manera. Tanto el squirting como la eyaculación femenina pueden variar en cantidad y potencia en cada mujer que lo experimenta.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que ninguno de estos fluidos está relacionado con la calidad o la intensidad del placer, es decir, que no son un indicador de cuánto disfrutas del sexo. Es más, si bien el squirting o la eyaculación femenina pueden ocurrir durante el orgasmo también pueden ocurrir antes de él, así que no necesariamente tienen relación directa con la cumbre del placer sexual.

En cuanto a estadística, se calcula que sólo el 30% de las mujeres tiene la capacidad de eyacular, aunque también se cree que esa cifra en realidad podría ser mayor si las mujeres tuvieran un mejor conocimiento de su propio cuerpo y fuesen conscientes de que, al igual que los hombres, también tienen una próstata.

Por último, no tienes que sentirte obligada a experimentar un orgasmo para complacer a nadie. Muchos hombres, adoctrinados por la pornografía, pueden presionar a sus parejas o compañeras sexuales para que eyaculen porque tienen la creencia de que la presencia de un chorro indica que el orgasmo es superior, pero como ya dijimos líneas arriba esto no es cierto y tú no tienes por qué cumplir con las expectativas ajenas de alguien más sino solamente con las tuyas propias.

Te puede interesar

SÍGUENOS