Conoce el síntoma después de tener intimidad que toda mujer no debe ignorar

El sexo en pareja debe ser una actividad placentera; sin embargo, hay señales que revelarán que algo malo pasa con tu organismo.

Tener relaciones sexuales con la pareja es una de las expresiones humanas más comunes en las personas; sin embargo, no todos reaccionan de la misma forma y el acto no es practicado con un manual a seguir. Ante ello, un especialista decidió revelar cuándo una mujer debe considerar acudir a un experto tras tener sexo.

No es muy común sentirse mal tras tener intimidad, pero tampoco se trata de algo muy raro. Tras llegar al clímax, los resultados pueden ser muy distintos dependiendo de las personas, ya que algunas podrían presentar complicaciones como dolor estomacal, náuseas u otras cosas.

Ante las dudas y molestias, la ginecóloga y directora médica del Centro de Medicina Sexual y Menopausia de Northwestern Medicine, Lauren Streicher aseguró para Pop Sugar que "las molestias pueden ser provocadas por varias razones".

Dolor pélvico

"El contacto con este durante las relaciones sexuales o la estimulación cervical, puede crear una respuesta en la que la presión arterial y el pulso disminuyen", explica Streicher. Este hecho podría generar náuseas e incluso desmayo, por ello lo correcto es comunicarse con su ginecólogo de inmediato para realizarse una exploración.

Si el sexo es doloroso, también podría generar ganas de vomitar a raíz de la afección subyacente: "Las mujeres con endometriosis y enfermedad inflamatoria pélvica pueden experimentar relaciones sexuales tormentosas", explica. Además las infecciones vaginales o cervicales hasta fibromas podrían influir. "Si experimentas cualquier tipo de relación sexual de este tipo, debes ver a un ginecólogo", añade.

Endometriosis

Mayo Clinic asegura que se trata de un trastorno doloroso y se produce cuando el tejido que normalmente recubre el interior del útero (el endometrio) crece fuera del útero. Afecta más comúnmente a los ovarios, las trompas de Falopio y el tejido que recubre la pelvis. En raras ocasiones se puede diseminar más allá de los órganos pélvicos.

Trastorno aversión sexual

Es un caso raro y se produce por una condición psicológica. "No sabemos con qué frecuencia ocurre en las mujeres, pero sí que puede provenir de traumas sexuales pasados, o por ser educados en una atmósfera muy religiosa donde el sexo era 'malo", comenta la experta a Pop Sugar.

Para ello, lo ideal es acudir a un psicólogo para que te brinde las herramientas necesarias y así salir del problema con un tratamiento.

Fibromas

Las náuseas pueden revelar que algo más serio sucede con tu cuerpo, ya que el sexo puede irritar un quiste ovárico o golpear un fibroide, y esto podría causar una interrupción de tus órganos pélvicos. Lo correcto es llamar al ginecólogo para una exploración.

Te puede interesar

SÍGUENOS