Ocho señales de que estás muy estresada y no lo has notado

El estrés puede traer muchas enfermedades ya que nuestras defensas bajan y nuestro sistema inmunológico se debilita.

Día a día se presentan diversas situaciones en el trabajo o en nuestro hogar que hacen muy común sufrir de estrés y aunque a veces no le prestemos atención, esto puede traernos muchas enfermedades; no solo relacionadas al cansancio o dolores musculares, también nuestras defensas bajan y nuestro sistema inmunológico se debilita.

Por esta razón, hoy te mostramos las ocho señales que te demuestran que estás pasando por un cuadro de estrés y no te has dado cuenta. Toma nota.

1. No dejas de pensar en tus problemas

Entre más pienses en aquellos problemas que nos has podido resolver, mayor será tu estrés y más propenso estarás a enfermedades. Trata de relajarte un poco  para que el agotamiento físico y mental no se apoderará de ti.

2. Empiezas a perder la paciencia

Cuando todo parece irritarnos y la paciencia parece estar escondida, es un síntoma que el estrés te está consumiendo.

3. Tu peso comienza a descontrolarse

Con el estrés podemos tener dos reacciones: dejar de comer o comer en exceso lo que ocasiona la pérdida o aumento de peso de forma considerable.

4. Cambios constantes de humor

De un estado feliz podemos pasar a uno triste y de repente explotar de rabia.

5. Pérdida de la libido

El estrés hace que nuestra libido disminuya. Sin embargos, recuerda que mantener relaciones sexuales es una gran solución para liberarnos del estrés.

6. Problemas para dormir

Si permites que la tensión se apodere de tu vida y los problemas de tu mente, te será muy difícil poder conciliar el sueño y tu cerebro no podrá descansar. Además de ser el insomnio uno de los síntomas más comunes de que sufres de estrés.

7. Pérdida del cabello

Es muy común que en tus días de estrés el cabello comience a caerse. Incluso expertos revelan que cuando sufrimos de estrés, aproximadamente unos 100 cabellos se nos caen por día.

8. Tu cuerpo empieza a sentirse enfermo

El estrés va acompañado de ansiedad. Además se manifiesta de muchas formas como músculos tensos, problemas estomacales, tensión, artritis, dolores de cabeza, etc.

Para evitar afectar nuestra salud, debemos aprender a vivir más relajados y reconocer que nuestro cuerpo también merece un descanso. Para conseguirlo puedes optar por un masaje, salir de vacaciones o tomarte un día para dormir todo lo que puedas. De esta manera verás grandes cambios.

Te puede interesar

SÍGUENOS