Científicos engañaron al mundo sobre el consumo de azúcar y las grasas saturadas

Por muchos años se ha hablado sobre el daño que causa el consumo de azúcar y quizás no hemos estado lejos de la realizad, resulta que en los años 60, la industria azucarera se encargó de pagar a un grupo de  científicos de la Universidad de Harvard, para que disociaran al azúcar como causa de las enfermedades cardio-vasculares he indiquen que todo esto era por las grasas saturadas.

NO DEJES DE LEER: ¡Baja de peso! Deja de consumir azúcar en tres pasos

Documentos de la propia industria del azúcar, recientemente descubiertos por la Universidad de California San Francisco (USA) y publicados en el JAMA, Journal of the American Medical Association, desvelan que los trabajos de investigación científica de los últimos 50 años fueron manipulados hacia la creencia de que los azúcares procesados no guardan relación alguna con el riego de padecer enfermedades cardio-vasculares.

Según indica en su texto el autor del estudio, Stanton Glantz, Profesor de la U.C.S.F., el objetivo era establecer la relación directa entre el consumo de grasas saturadas y el consecuente perjuicio en nuestra salud y dejar al azúcar fuera de la ecuación. La respuesta en forma de recomendación por parte del Departamento de Agricultura de Estados Unidos de reducir al máximo la ingesta de grasas saturadas en la dieta habitual de sus ciudadanos en 1980 muestra el éxito de la maniobra.

Gracias a estos estudios dirigidos, las grasas pasaban a ser las malas de la película mientras que el azúcar quedaba libre de culpa y de ligaduras relacionadas no sólo con el deterioro de la salud, sino también con la obesidad. De ahí en desarrollo del concepto de alimentación saludable en torno al "libre de grasas", "0% de materia grasas" y otros reclamos similares. Sin tener en cuenta el alto contenido en azúcares procesados, como es el caso de productos como refrescos, zumos, cereales o bollos, entre otros.

TE PUEDE INTERESAR: Consejos para reemplazar el azúcar en tu dieta

Te puede interesar