¿Tienes obsesión por el bronceado? Cuidado puedes sufrir de Tanorexia

Muchas personas que acuden a las playas en este caluroso verano, buscan obtener un bronceado envidiable, exponiéndose varias horas al sol sin cuidarse mediante fotoprotectores y más bien se aplican productos para acelerar el proceso de quemado, lo cual es un problema obsesivo, denominado tanorexia que conlleva severas consecuencias, advirtió la Dra. Julia Pancorbo, médico dermatólogo del Centro Derma & Qx

“La tanorexia es un trastorno psicológico, considerado como una dismorfia corporal  que se caracteriza por una preocupación y deseo obsesivo por lograr un tono de piel bronceado tomando sol o  utilizando cabinas de rayos UV o solariums. Los tanoréxicos nunca creen estar lo suficientemente bronceados y por eso abusan de la  exposición a la radiación ultravioleta”.

Según la especialista, las complicaciones que conlleva a esta sobreexposición es la quemadura  de piel, mediante el  enrojecimiento de las zonas afectadas  con formación de   ampollas, hinchazón (edema), envejecimiento prematuro de la piel: manchas, engrosamiento y líneas de expresión (arrugas) muy marcadas y el inevitable cáncer. Aquellos que padecen de este problema pueden desarrollar melanoma maligno  a largo plazo en un 75%.

“Existe seis clases de fototipos de acuerdo al color de piel: Fototipo I de tez muy blanca hasta Fototipo 6, muy oscura. Aquellos de piel muy blanca  (Fototipo I - II) tienen mayor riesgo de cáncer por exposición solar debido a una ausencia relativa de pigmentación, nunca llegan al bronceado solo se ponen rojas.

De acuerdo a Julia Pancorbo los veraneantes deben considerar el uso adecuado de la foto protección solar de 30 a 50+, replicándose cada dos  a tres horas y considerar una nueva aplicación cada vez que salgan  del agua ya sea en piscinas o playa. Utilizar lentes negros con protección UV, sombreros de ala ancha de 15cm que cubra orejas, cuello y de preferencia de color claro por fuera y oscuro por dentro. Disminuir las horas de exposición al sol de forma directa entre las 11am y  2pm.

“Hay que evitar llevar a niños menores de seis meses, utilizar fotoprotectores solares para niños pediátricos  con FPS 30 a 50+ , replicarlos cada dos o tres horas, teniendo cuidado con las orejas, cuello y cabeza,  si tiene poco pelo, protegerlos con ropas de algodón tramado tupido durante las hora punta y no olvidarse colocarles gorros”, agregó. 

Te puede interesar