El frío intenso y la humedad pueden causar afecciones a la piel

No solo debes cuidar tu piel en verano ante la inclemencia de los rayos del sol, sino también en invierno, cuando el clima se puede volver tan peligrosos como silencioso.

Los expertos del Sistema Metropolitano de la Solidaridad (SISOL) advierten que es necesario tomar ciertas medidas de cuidado personal para mantener nuestra piel sana en la estación más fría del año, evitando así la resequedad, la irritación, entre otras afecciones producidas por el frío intenso y la humedad.

"El viento, el frío y la baja humedad característicos del invierno son agentes agresivos que resecan y desmejoran notablemente la piel, especialmente en aquellos que tienen la piel atópica (personas con piel alérgica), así como las personas con piel seca o sensible, especialmente niños pequeños y ancianos", explica el doctor Ennio Barrón, dermatólogo de SISOL.

A esto hay que agregarle que aquellos que sufren de trastornos a la piel como psoriasis, dermatitis seborreica, eccema, ellas sufren un agravamiento de sus enfermedades en esta época del año, ocasionándoles inflamaciones, resequedad extrema y hasta pruritos (picazón).

¿Qué hacer?

Si crees tener afección a la piel por el frío, lo mejor es que consultes a un experto. Por lo general se recetan cremas desinflamantes, cremas humectantes y el uso de jabones suaves neutros o ligeramente ácidos.

Además, es importante que mantengas hidratada tu piel con cremas humectantes y comer muchas frutas y verduras. Evita también el agua demasiado fría y el uso de la calefacción.

Te puede interesar