Epidemiólogo de la UNMSM explica cómo se logró tener vacunas en tiempo récord

"En primer lugar, hay que recordar que en el año 2003 ocurrió la epidemia del SARS-CoV-1", empezó diciendo el médico epidemiólogo de la UNMSM, Sergio Recuenco.

Desde que apareció la pandemia del coronavirus el único deseo de las personas fue que apareciera una vacuna capaz de contrarrestar los estragos del SARS-CoV-2; sin embargo, tuvo que pasar muchos meses y perder a millones de personas para recién encontrar una luz al final del túnel que, a pesar de las buenas nuevas, viene siendo cuestionada.

Se tratan de los movimientos antivacunas que emiten un sinfín de teorías para evitar que la población evite ser inoculada y que busquen otra manera de combatir la enfermedad, aquella que contrajo sus primeras víctimas en la ciudad de Wuhan, China, a finales de 2019.

Los expertos señalan que todo se trata de un desprestigio contra la ciencia y que las posibles inyecciones estaban encaminadas cuando en 2003 apareció la primera versión de este virus, pero que no tuvo una masificación como la COVID-19: "Es posible que el público no sepa o no aprecie algunas cosas importantes previas a esta pandemia".

"En primer lugar, hay que recordar que en el año 2003 ocurrió la epidemia del SARS-CoV-1. Eso fue en China, afectando varios países, pero felizmente no explosionó como lo ha hecho ahora el SARS-CoV-2 o COVID-19", añadió Sergio Recuenco, médico epidemiólogo de la Universidad Mayor de San Marcos, en conversaciones con la agencia Andina.

El coronavirus, un enemigo a vencer

Haciendo un repaso por la línea del tiempo, esta epidemia fue avisada en noviembre de 2002 y de manera acelerada se expandió a 26 países del sudeste asiático, provocando alrededor de 8.000 casos positivos y 774 fallecidos; sin embargo, logró ser controlada con las medidas de bioseguridad aplicadas en estos tiempos.

"El coronavirus que ahora tenemos es de la misma familia. Durante la epidemia del 2003 empezó el desarrollo de vacunas, es decir, 18 años atrás. Se hicieron muchos estudios, pero como la pandemia cesó, la vacuna no se llegó a producir, pero se tuvieron algunas candidatas a vacunas", explicó el Dr. Recuenco.

Según el epidemiólogo, la tecnología molecular ha tenido pasos agigantados durante los últimos años y eso ayudó para obtener secuencias genéticas completas de muchos seres vivos en poco tiempo. "Gracias a toda la tecnología hemos podido conocer la secuencia genética del COVID-19 en tiempo récord".

"Además, la secuencia genética del nuevo coronavirus se publicó internacionalmente (enero 2020) para que cualquier científico del mundo pueda elaborar una vacuna y conocer mejor esta enfermedad", complementó el experto de la Universidad Mayor de San Marcos.

Mapa del coronavirus hecho por Google

Te puede interesar