Laboratorio Farvet no continuará con desarrollo de la vacuna peruana contra la COVID-19

El director ejecutivo de Farvet, Manolo Fernández, comunicó que solo presentarán los resultados de las pruebas en animales, pero no continuarán con los estudios en humanos.
 

Manolo Fernández, médico veterinario, CEO del laboratorio Farvet, que elabora una candidata a vacuna contra la COVID-19, informó que, junto al doctor Mirko Zimic, han decidido detener el desarrollo de las dosis y que solo presentarán los resultados de sus investigaciones en animales.

En diálogo con El Comercio, señaló que este trabajo les ha traído muchos problemas y que se siente "agotado".

"Realmente estoy muy estresado y agotado por esta situación, entonces hemos acordado hoy con el Dr. Mirko (Zimic) solamente terminar el trabajo de investigación correspondiente en animales. Vamos a presentarlo a la publicación internacional y si hay alguien quiere terminar el proyecto se lo damos. Pero Farvet no va a seguir continuando en estos proyectos, porque lamentablemente más son los problemas que los beneficios", afirmó.

Fernández, además, señaló que es falso que se haya inyectado las dosis que se encuentra estudiando, y que cuando señaló que sí lo había hecho se trató de una equivocación. La Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH) con quien desarrolla una de las candidatas – que recibió S/350 mil de Concytec – ha marcado distancia de la supuesta vacunación sin pruebas en humanos.

"No es ninguna mentira. Nosotros estamos acostumbrados a trabajar con el virus de Newcastle (base de una de sus candidatas) 37 años, tenemos contacto con el virus. Nunca nos hemos vacunado, no nos podemos vacunar, porque se requiere un permiso de un Comité de Ética. Eso lo sabemos. Bastó que yo diga, por una equivocación, me vacuné para que inmediatamente me censuraran los peruanos", acotó.

Del mismo modo, negó que haya entregado de manera gratuita ivermectina a centros médicos de Chincha, para que se apliquen en la población como medida preventiva; sin embargo, respaldó su uso.

"En Chincha había 40 a 70 muertos al día. Aquí era un cementerio salir a la calle. Hoy la mortalidad es bajísima", argumentó Fernández.

Te puede interesar