Hurgarse la nariz no solo es un mal hábito, también es peligroso por la COVID-19

Les enseñamos a los niños que no lo hagan. Es antihigiénico. Es simplemente asqueroso de ver. Ahora con el nuevo coronavirus, las consecuencias pueden ser lamentables.
 

La mayoría de nosotros nos hurgamos la nariz, y según un estudio,  el 91% lo ha hecho en algún momento de sus vidas.

Sin embargo, si miras por el mundo, no es exactamente raro ver a alguien con un dedo en la nariz, discretamente o no tanto, como la reina Isabel.

Picarse la nariz es muy serio

Las personas no solo propagan sus propias bacterias y virus en todo lo que tocan después de picarse la nariz, sino que también "transfieren gérmenes de las yemas de los dedos a la nariz, que es exactamente lo contrario de lo que quieres", precisó el especialista en enfermedades infecciosas Dr. Paul Pottinger, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en Seattle.

Eso quiere decir que puedes transmitir el coronavirus a otras personas tras hurgarte la nariz, y también es más probable que hagas entrar al virus, junto con otros como el de la influenza o el rhinovirus (el resfriado común), directamente en tu organismo.

Romper el hábito de hurgarse la nariz

Hurgarse la nariz es algo que debería evitarse, más que nunca durante la actual pandemia. Pero los hábitos pueden ser difíciles de romper, especialmente aquellos que se hacen sin pensar.

Los especialistas en la salud mental consideran que hurgarse la nariz, así como morderse las uñas, pellizcarse la piel, morderse los labios y jalarse el cabello, es un "comportamiento repetitivo centrado en el cuerpo". Esas son "acciones que están dirigidas al propio cuerpo y que a menudo se enfocan en acicalar o remover partes del cuerpo", señala el Dr. Elias Aboujaoude, profesor clínico de Psiquiatría en la Universidad de Stanford en California y director de la Clínica de Trastorno Obsesivo Compulsivo allí.

"Estos hábitos de comportamiento pueden ser un trastorno clínico si dan lugar a un daño o deterioro significativo en la vida personal o profesional de una persona", sostuvo Aboujaoude mediante un correo electrónico. Para muchos de nosotros, sin embargo, son solo malos hábitos, no trastornos.

Las mascarillas, un aliado para no hurgarse la nariz

La terapia de reversión de hábitos, una forma de terapia cognitivo-conductual, es una herramienta que utilizan los psiquiatras para ayudar a las personas con comportamientos repetitivos centrados en el cuerpo. Este tratamiento "aumenta la conciencia del comportamiento y sus consecuencias, y entrena al individuo para reemplazar el hurgarse la nariz con una ‘respuesta competitiva'", aseveró Aboutjaoude.

Eso significa hacer algo con las manos que sea menos dañino y esté más aceptado a nivel social, como cerrar el puño o apretar una pelota antiestrés.

Aquí es donde el uso de las mascarillas puede ser especialmente útil. Además de la eficacia de los barbijos para reducir la transmisión de partículas en el aire que pueden contener el coronavirus, también pueden ayudar a reducir los momentos de hurgarse la nariz al bloquear físicamente la acción habitual o inconsciente de llevar el dedo a la nariz.

"Si están ansiosos por dejar de hurgarse las narices, muchacho, qué gran oportunidad para aprovechar este momento en la historia de la humanidad en el que se supone que todos deben cubrirse la cara", dijo Pottinger.

Buenas prácticas para la salud nasal

Si encuentras que picarse la nariz no es un hábito sino una reacción a que continuamente sientes incomodidad en la nariz o que está tapada, procura que te revise tu médico o en una clínica local. Tu problema podría tener menos que ver con esas costras nasales y más con otras causas que deban abordarse.

"Podrías tener un tabique desviado, podrías tener inflamación nasal, podrías ser propenso a alergias estacionales o crónicas, en las que tus membranas nasales están constantemente hinchadas", dijo Buckley.

La mejor manera de deshacerse de los mocos es sonarse la nariz con un pañuelo de papel y luego lavarse las manos, en lugar de quitarse las costras.

Sonarse la nariz en un pañuelo y luego lavarse las manos es una forma higiénica de deshacerse de las costras.

Los rinocornios (conocidos como neti pots) o los aerosoles salinos son otra opción. "Recuerda, el moco es solo un trozo de muscosidad seca. Si rehidratas el moco, deberías poder soplarlo o hacer que salga por sí solo", sostuvo Pottinger.

El uso de un neti pot bien mantenido con agua esterilizada es otra buena opción para la eliminación segura de las costras de la nariz. Si tienes alguna duda sobre la salud y los "malos hábitos", consulta a tu médico de cabecera o un especialista, de esta forma evitarás contagiarte con algún virus.

Te puede interesar

SÍGUENOS