Vacuna rusa contra la COVID: segunda dosis se puede dar hasta dos meses después

El ministro argentino aseguró que lo indicado es recibirla hasta 60 o 75 días más tarde de la primera aplicación de la vacuna contra la COVID-19.

Unas 300 mil dosis de la vacuna rusa Sputnik V llegaron a  Argentina el último fin de semana. Todas las ampollas son "dosis 1", es decir, la primera de las dos que debe aplicarse cada persona para adquirir la inmunidad ante el coronavirus. En las últimas horas, hubo gran expectativa por la llegada de las segundas dosis.

"La vacunación comienza hoy. Tenemos que esperar por al menos 21 días para la segunda dosis. Se puede hacer la segunda dosis hasta los días 60 o 75, es lo indicado", indicó este martes el ministro de Salud, Ginés González García, en el Hospital Posadas, en el arranque del operativo de vacunación.

Fuentes del gobierno y del proceso de fabricación en Rusia indicaron a la agencia Reuters que había excedentes de la primera dosis y demoras en la fabricación de la segunda.

El primer gran envío internacional de Rusia de su vacuna contra el coronavirus Sputnik V, de 300 mil dosis a Argentina, consistió solo en la primera aplicación, porque es más fácil de preparar que la segunda, según la agencia de noticias.

En tanto, el Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna, dice que tiene una efectividad superior al 91% después del curso de dos dosis, pero algunos fabricantes rusos están encontrando que la segunda dosis, que se administra 21 días después de la primera, es menos estable, agregaron dos fuentes citadas por Reuters.

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) informaron que las segundas dosis serán entregadas a Argentina a partir de enero del 2021.

"Las 300.000 dosis entregadas a Argentina son el primer componente de la vacuna. El segundo componente del Sputnik V se entregará en enero en total cumplimiento con el cronograma", sostuvo Alexander Gintsburg, Director del Centro Gamaleya, que desarrolla la vacuna.

A diferencia de otras vacunas contra el Covid-19, que se administran como dos inyecciones del mismo producto, la vacuna rusa Sputnik V se basa en dos dosis administradas con diferentes virus inactivos, conocidos como vectores.

"Con el objetivo de asegurar una inmunidad duradera, científicos rusos han desarrollado la idea novedosa de usar dos tipos diferentes de vectores adenovirales (rAd26 y rAd5) para la primera y segunda dosis de la vacuna, reforzando así su efecto inmunizador", precisó, por su parte, el sitio Web oficial de Sputnik V.

Te puede interesar