"Estoy emocionada": auxiliar de enfermería recibe primera vacuna contra la COVID-19

Después de la enfermera Zulema Riquelme, reciben la vacuna de los laboratorios Pfizer/BioNTech un médico, una enfermera, un kinesiólogo respiratorio y una auxiliar de servicios.
 

Una auxiliar de enfermería, de 46 años, fue la primera en recibir en Chile la vacuna contra el coronavirus (COVID-19) de los laboratorios Pfizer/BioNTech, cuyas 10,000 primeras dosis llegaron este jueves al país.

Después de la llegada al aeropuerto de Santiago del avión comercial que trajo desde Bélgica las primeras vacunas y su traslado una caravana escoltada de policías a un centro de distribución, se inició en el Hospital Metropolitano el esperado proceso de inoculación, con una primera inyección a la auxiliar de enfermería Riquelme.

"Estoy muy emocionada, nerviosa; son emociones múltiples", manifestó Zulema antes de ser inoculada y responder a la pregunta del presidente Sebastián Piñera, quien supervisaba el proceso y le cuestionó sobre el antídoto contra el mortal virus.

"Usted es la esperanza de todos", le respondió por su parte el mandatario, que siguió desde temprano el arribo de las primeras 10,000 dosis de la vacuna contra el coronavirus al país.

Zulema Riquelme trabaja desde hace 26 años en el Hospital Sótero del Río, en la comuna de Puente Alto, una de las más pobladas de Santiago. Fue seleccionada por el gobierno chileno como parte del grupo de cinco trabajadores de la salud que recibirán este jueves las primeras dosis en el país.

"Cada uno de ellos representa a un estamento de quienes trabajan a diario en las Unidades de Cuidados Intensivos de diversos hospitales públicos, siendo la ‘primera línea’ de defensa contra el virus", detallaron en un comunicado oficial.

Luego de Zulema, recibían la vacuna un médico, una enfermera, un kinesiólogo respiratorio y una auxiliar de servicios.

De acuerdo al plan oficial, que contempla vacunar a 15 de los 18 millones de habitantes del país durante el primer semestre de 2021, las primeras dosis se destinarán a todo el personal médico que trabaja en Unidades de Tratamiento Intensivo con pacientes críticos en las regiones de La Araucanía, Biobío y Magallanes, en el sur de Chile y que hoy acumulan la mayor cantidad de contagios.

También abarcará a un tercio del personal médico en la Región Metropolitana, en el que viven cerca de la mitad de la población total del país.

Posteriormente se vacunará al resto del personal de la salud, a los adultos mayores y a los enfermos crónicos, quienes son los que tienen mayor riesgo en caso de contagio, y en el último tramo a la población general.

Según el presidente Piñera, Chile logró asegurar una provisión de 30 millones de dosis de la vacuna.
 

Te puede interesar

SÍGUENOS