Aftas bucales en niños: ¿Cómo se manifiestan y formas de tratarla?

Las aftas bucales son lesiones recurrentes que generan dolor e irritabilidad en los niños. ¿Cómo combatirlas? Existen tratamientos farmacológicos y naturales, según refieren los médicos.

La aparición de aftas bucales en niños puede resultar incómodo y alarmante. Sin embargo, como lo precisa un artículo publicado en National Center for Biotechnology Information, estas lesiones son benignas y tienden a desaparecer por sí solas en un lapso determinado.

Como se conoce, la boca es un sitio susceptible a diversas afecciones. Entre estas, las aftas o úlceras bucales son una de las más frecuentes. De hecho, se estima que llegan a afectar a un 85 % de la población. ¿Cómo tratarlas cuando se dan en niños? Existen dos métodos: a través de fármacos y con productos naturales.

REVISAR: El café beneficia a pacientes con cáncer colorrectal metastásico

Las llagas o aftas bucales en niños

Las aftas bucales también se conocen como "llagas".  Su aparición está relacionada con varios factores; no obstante, en el caso de los niños, se atribuye a la costumbre de llevarse múltiples objetos a la boca. Las lesiones que aparecen son inflamatorias y causan dolor e irritación a quien la padece.

Inician como una elevación en la mucosa oral, de color blanco, que puede progresar y convertirse en una úlcera ovalada o circular. Y si bien son de poca profundidad y bordes limpios, su fondo puede ser necrótico con un diámetro variable.

Las aftas bucales en los menos de edad aparecen en la mucosa de los carrillos; pero también tienden a darse en los labios, la lengua y las encías. Por alguna razón aún no descubierta, esta condición es más común en el sexo femenino que en el masculino.

También, en algunos casos, se pueden presentar de forma repetida a lo largo del tiempo. En este caso, se trata de una patología llamada "estomatitis aftosa recurrente", que se manifiesta a través de lesiones únicas o múltiples de diversos tamaños.

Tratamiento farmacológico

Debido a que este es un síntoma tan común entre las personas (de diversas edades) , no es extraño que exista una amplia gama de fármacos que ayuden a favorecer su curación. La mayoría de ellos son de uso tópico, es decir, que actúan sobre el área afectada de forma directa. Según el medio antes citado, existen las siguientes opciones:

-Antisépticos cómo clorhexidina en gel o colutorios, que se pueden usar para combatir los microorganismos causantes de la lesión.

-Antiinflamatorios y corticoides tópicos, que potencian la acción de los antisépticos.

-Si la infección oral está causada por bacterias, pueden ser necesarios los antibióticos.

De otro lado, cuando los casos son severos, se recomienda un tratamiento sistémico con corticoides orales. Este último debe hacerse bajo supervisión médica, solo cuando las aftas son muy recurrentes o demasiado sintomáticas.

Tratamiento natural

Algunos remedios de origen natural pueden servir como coadyuvantes para tratar las aftas bucales en niños. Pese a no ser una de las primeras opciones, sí pueden ser útiles para reducir la inflamación y combatir la infección existente. Por supuesto, lo ideal es que tengan propiedades antiinflamatorias y antisépticas.

Una de las alternativas más utilizadas consiste en preparar enjuagues con agua tibia con sal o bicarbonato. El remedio se realiza entre 2 y 3 veces al día, hasta notar una mejoría. La mezcla debe prepararse con una pizca de sal o bicarbonato por medio vaso de agua tibia. Por ningún motivo se debe ingerir.

El aloe vera es otra de las alternativas naturales para las aftas. El gel contenido en la hoja tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas que favorecen el alivio de esta lesión. Necesitas ingerir una pequeña cantidad o frotar la sábila sobre el área afectada.

¿Cómo prevenir la aparición de aftas bucales en los niños?

En la mayoría de los casos, las aftas bucales y la "estomatitis aftosa recurrente" no tienen una causa determinada. Estas lesiones pueden aparecer por alguna predisposición genética o a causa de una de las siguientes situaciones:

-Infección viral o bacteriana.

-Estrés.

-Déficit de vitaminas.

-Traumatismo por tratamientos de ortodoncia.

-Cambios hormonales.

La prevención de las aftas bucales en niños estará centrada en combatir todas las situaciones antes citadas. En primera instancia, lo principal es que los pequeños tengan una adecuada higiene bucal. Por ello, deben cepillar sus dientes 3 veces al día y usar enjuague bucal al menos 1 vez.

En el caso de traumatismos por algún tratamiento de ortodoncia, lo recomendable es consultar al especialista, aunque los síntomas suelen remitir en poco tiempo en estos casos. También se recomienda que los menores tomen suplementos vitamínicos, así como alimentos abundantes en vitaminas del grupo B.

Algunos alimentos recomendados son los siguientes:

-Vegetales de hojas verdes.

-Frutas variadas.

-Productos lácteos.

-Frutos secos y semillas.

-Huevos.

-Carnes magras.

-Cereales integrales.

¿Cuánto tiempo dura una afta en la boca?

Las aftas generalmente desaparecen espontáneamente en 7 a 10 días, no dejando cicatrices, pero si tienen más de 1 centímetro de diámetro pueden tardar más tiempo para cicatrizar, y cuando surgen de forma frecuente, deben ser investigadas por un médico.

¿Qué enjuague se debe utilizar para las aftas?

Si tienes varias aftas, es posible que el médico te recete un enjuague bucal que contenga el esteroide dexametasona para reducir el dolor y la inflamación, o lidocaína para reducir el dolor.

¿Cómo se contagian las aftas bucales?

Las aftas no son contagiosas. Otras lesiones que salen en la boca, como el herpes labial, sí lo son. No puedes tener aftas por compartir comida con otras personas ni por besar a alguien.

Te puede interesar

SÍGUENOS