Oxigenador de la UNI obtiene autorización para su fabricación y uso

El oxigenador fue desarrollado con apoyo de la empresa privada, según explicó el líder del proyecto.
 

La Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), del Ministerio de Salud, autorizó el uso y la fabricación de un oxigenador diseñado por investigadores de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI).

Se trata de una autorización de tipo excepcional, otorgada en el marco de la emergencia sanitaria (coronavirus) declarada a nivel nacional por el Gobierno, y que estará vigente hasta la culminación de la misma.

Ventilación no invasiva

Bajo la denominación  de "Dispositivo de ventilación no invasiva Casco CPAP", el dispositivo obtuvo el visto bueno de la Digemid el pasado jueves.

El doctor José Luis Mantari Laureano, líder del proyecto, destacó ello como la validación de los estudios realizados por el equipo de investigadores de la UNI y de la empresa D+Imac Lab SAC, así como de la eficacia del oxigenador en el tratamiento de los pacientes infectados con la COVID-19.

"Después de haber superado las pruebas experimentales en el Hospital Dos de Mayo, el Hospital Guillermo Almenara y el Instituto Nacional de Salud, desde el mes de julio venimos distribuyendo cerca de mil dispositivos en decenas de hospitales del Ministerio de Salud y de EsSalud, con resultados óptimos y testimonios que dan cuenta de la efectividad del dispositivo", aseguró Mantari a Andina.Pe.

El estudioso precisó que este dispositivo surgió como una solución económica ante la limitada cantidad de ventiladores mecánicos en los hospitales. En ese contexto, reiteró que actualmente ya se viene usando este dispositivo en la atención primaria de saturación de oxígeno a muchos pacientes críticos, quienes, en la mayoría de casos, se recuperan exitosamente y sin llegar a pasar por la intubación endotraqueal.

Con este oxigenador, tipo casco, no es necesariamente un reemplazo de la intubación endotraqueal, pero su uso puede reducir la posibilidad de entubamiento en un 35%, de acuerdo con la explicación de sus creadores.

El casco funciona mediante la administración de oxígeno a 15l/min que, funcionando de forma similar a una mascarilla venturi, consigue altas concentraciones de oxígeno en el aire que respira el paciente. Además cuenta con una salida con filtro para reducir la contaminación del nosocomio y con una válvula PEEP, cuya función es mantener la presión ideal en el pulmón para garantizar su mejor expansión y una mejor distribución del oxígeno.


 

Te puede interesar