Suecia no impuso confinamiento a su población y estrategia dejó más de 4 mil muertes

El epidemiólogo que manejó la estrategia de Suecia admitió que hoy tomaría otras decisiones para controlar los casos de contagio de coronavirus.

Diferentes países en todo el mundo han realizado la estrategia del confinamiento para su población con el objetivo que se evite los contagios masivos de coronavirus; sin embargo, no todos han seguido esta propuesta.

Suecia se ha convertido en uno de los países que mayor controversia ha creado luego que no optaran por no imponer restricciones en su población para evitar la propagación del virus, lo cual ha generado que centenares de víctimas mortales.

De acuerdo a la información compartida en Infobae, el epidemiólogo jefe de la Agencia de Salud Pública, Anders Tegnell, quien había brindado la propuesta las medidas de confinamiento no obligatorios y apelar a la responsabilidad individual tuvo un rotundo fracaso.

Ahora el especialista asegura que se haber tomado más medidas al inicio de la pandemia de coronavirus y que ahora las consecuencias son su alta tasa de mortalidad en comparación de los otros países nórdicos.

“Si nos enfrentásemos a la misma enfermedad sabiendo lo que sabemos hoy, creo que acabaríamos haciendo algo a medio camino entre lo que Suecia hizo y lo que hizo el resto del mundo”, señaló Tegnell en una entrevista a la emisora pública Radio de Suecia.

Es así que, el epidemiólogo ha admitido públicamente por primera vez que la estrategia está causando demasiadas muertes, aunque se mostró inseguro sobre si la solución habría sido tomar más medidas y durante más tiempo, todas a la vez o cuáles.

“Claramente, hay un margen de mejora en lo que hemos hecho en Suecia”, dijo. “Suecia es uno de los pocos países que fue cerrando más y más, el resto empezó con mucho a la vez. El problema es que no se sabe qué medidas tienen más efecto, probablemente lo sabremos cuando empecemos a levantarlas”, agregó.

Estrategia de Suecia frente al coronavirus

Es importante mencionar que, desde el comienzo Suecia ha adoptado por una estrategia más suave en comparación de otros países europeos, con muchas recomendaciones generales apelando a la responsabilidad individual para proteger a los grupos de riesgo, a la vez que ha ido introduciendo restricciones a la vida pública.

No obstante, con el pasar de los días el número de contagios y las víctimas mortales fueron en aumento, generando hasta el momento 38.589 casos y 4.468 muertos, con una tasa de 43,2 fallecidos por 100.000 habitantes, muy superior a la del resto de vecinos nórdicos.

Asimismo, según la publicación científica en línea Ourworldindata.com, el número de muertes de COVID-19 per cápita en Suecia fue el más alto del mundo en un promedio de siete días consecutivos hasta el 2 de junio. La tasa del país de 5.29 muertes por millón de habitantes al día fue muy superior a la del Reino Unido, el país con la segunda tasa más alta.

Te puede interesar