Jugo de remolacha, zanahoria y naranja perfecto para desinflamar el hígado

Si todavía te sientes saturado por todo lo consumido en las fiestas de fin de año, el jugo de remolacha, zanahoria y naranja es tu mejor opción.

Los excesos cometidos durante las fiestas de año nuevo han dejado ciertos estragos en nuestro cuerpo: sobrepeso, cansancio, mal aliento, entre otros. La mejor opción para liberar esas toxinas de nuestro interior es una poderosa bebida a base de frutas.

El jugo de remolacha, zanahoria y naranja es la mejor opción para esos síntomas que retardan nuestras acciones y nos hacen sentir enfermos.

El consumo de estos alimentos es altamente recomendado por los nutricionistas debido a sus propiedades purificadoras (desintoxicante y/o desinflamante) y, además, que regula el sistema digestivo.

Disfruta un jugo de remolacha, zanahoria y naranja

Ingredientes

1 remolacha

El zumo de 1 naranja

2 zanahorias grandes

1 vaso de agua (250 ml)

Preparación 

Lava todos los ingredientes para, después, cortar a trocitos tanto la remolacha como la zanahoria.

Extrae el zumo de naranja y viértelo en la batidora junto con la remolacha, las zanahorias y el vaso de agua.

Procesa hasta obtener una bebida homogénea.

Sirve y bebe siempre en las primeras horas del día, como parte de tu desayuno o merienda.

Beneficios nutritivos

La zanahoria ayuda a broncear la piel y es buena para la vista, la naranja resalta por su riqueza de vitamina C, ácido fólico y minerales; mientras que la remolacha reduce la presión arterial gracias a que aumenta la concentración en la sangre de óxido nítrico que dilata los vasos sanguíneos.

Licuado para cuidar del hígado

- Licuado de alcachofa, limón y aloe vera

Ingredientes

- 2 alcachofas

- El zumo de 1 limón

- 2 cucharadas de aloe vera (30 g)

- 2 cucharadas de miel (50 g)

- 1 litro de agua

Preparación

Lo primero que haremos será poner ese litro de agua en una olla para cocer las dos alcachofas. Una vez esté bien blanditas, las retiramos y nos quedamos con el agua obtenida. Consecutivamente, aprovechando que aún está caliente, diluiremos en ella esos las dos cucharadas de la pulpa interior del aloe vera.

Seguidamente, llevamos este litro de agua a una botella de agua o una jarra, y endulzamos con miel. Por último, solo tendrás que añadir el zumo de limón y listo. ¡Listo para disfrutar!

Te puede interesar